sábado, febrero 24, 2024

El espíritu que tienes – Jorge Cupido

Hay de espíritus a espíritus. Hay muchas clases de espíritus malos que gobiernan, dirigen o incitan a los hombres a hacer cosas malas y desagradables.

Hace unos días salió la noticia de que unos empleados de una cantina de la CDMX habían matado a golpes a un cliente, probablemente por una discusión acerca de la cuenta. Esos empleados tenían un espíritu de violencia.

Otros tienen espíritus de temor, de suicidio, de promiscuidad sexual, de alcoholismo, de chisme, de robo, de mentira, de enojo, de contienda y de tantas otras cosas y, pobres, no lo pueden evitar, los someten y los atormentan. 

En la Biblia se nos dan algunos casos de personas con este tipo de espíritus. Habla, además,  del espíritu de celos, de tormento, de tristeza, de enfermedad, de rebeldía y de impureza, entre otros. Cada persona en este planeta vive bajo el yugo de uno o de varios de estos espíritus.

El problema es que esos espíritus presionan y dominan las vidas de las personas, acarreando males sobre ellos y sobre los que los rodean. 

La buena noticia es que si hay solución. Cuando una persona decide creer en Jesús como su Salvador, Dios pone en ella un espíritu completamente diferente, pone de Su espíritu y entonces la cosa cambia, porque ahora no solo recibe perdón y vida eterna, sino que, además, puede enfrentar y vencer a todos esos espíritus.

Dice la Biblia que Dios pone en esa persona un espíritu de poder, de amor y de dominio propio. Es una maravilla, un regalo extraordinario de Dios.

En cuanto al poder, se trata ni más ni menos que del poder de Dios. En calidad de creyente, esa persona se convierte en el conducto, a través del cual, el poder dinámico y enérgico de Dios se transmite para enfrentar a los espíritus malos y a todo lo que le quiera enfrentar.

En cuanto al amor, Dios pone en esa persona la capacidad de actuar como Él actúa hacia los demás, con actos de amor que lo demuestran, primeramente hacia Dios, y después hacia el conyugue y las demás personas, porque Dios es amor y lo ha demostrado con hechos hacia toda la humanidad. 

En cuanto al dominio propio, Dios pone en la persona la capacidad del dominio de sí misma,  es decir, la capacidad de contenerse de ciertas cosas que resultaran en un mal para ella o para otros. Cosas como el pecado sexual, la ira, la ofensa, la contienda, las adicciones y muchas más. Se trata del auto control que le salva de muchos problemas.

Esa es la clase de espíritu que la persona recibe. Su tarea es únicamente que ese espíritu se desarrolle y crezca, estando cercano a Dios. Acércate a Jesús y recíbelo hoy.

Pastor Jorge Cupido

@jorgecupidoqro

jorgecupido@hotmail.com

EL SELLO

@ElSelloQueretaro

Domingos, 11.30 am

San José 498, Col. Carrillo Puerto, a 100 m. de Av. 5 de Febrero

Querétaro, Qro.

Más información
Relacionado

El SNTE y sus engaños

Estimadas y estimados lectores, esta semana quiero compartir con...

Inauguran Congreso de la Mujer

Se llevó a cabo la Inauguración del Congreso de...

Todo listo para el torneo anual de golf Club Rotario Jurica

El pasado 20 de febrero el Club Rotario Jurica...

Reserva de EE. UU. mantiene cautela ante reducción rápida de tipos

Funcionarios de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) dijeron no tener prisa por recortar las tasas de interés