martes, mayo 28, 2024

Buen año nuevo – Jorge Cupido

Cuando el pueblo de Israel estaba a punto de salir de la esclavitud en Egipto, Dios estableció cual sería el primer día del año y lo que habría de hacerse. 

Para Dios, el año nuevo debe empezar con una convocación familiar donde se recuerde y se anuncie a Jesús, y se establezcan las bases de lo que será el siguiente ciclo.

Para el mundo, el año nuevo es una celebración mundana, sin ningún sentido. Aunque algunos hacen listas de buenos propósitos, en realidad nada cambia en sus vidas. Será otro año con más y más de lo mismo.

En el caso del creyente es totalmente diferente. Es una celebración espiritual y no mundana, que  tiene que ver con el futuro único y especial que Dios ha establecido para cada uno de nosotros, como personas y como familias. 

Dios instituyó la celebración del año nuevo en familia, en casa, para poder realizar en la intimidad del hogar tres cosas muy importantes:

En primer lugar, repasar lo que Dios ha hecho por nosotros y quienes somos ahora en Cristo. Dios estableció la fiesta llamada «pascua», que era una ilustración del sacrificio de Jesús para salvación, sanidad, restauración y todos los demás beneficios. Cuando Jesús celebró la Pascua, en la llamada «última cena», estableció que a partir de ese momento la celebración ya no era para anunciar al Mesías sino para recordar lo que Él estaba haciendo. Así que lo primero que hay que hacer al iniciar el año es sentarse a recordar todo lo que Jesús ha hecho por nosotros, en todas las áreas.

En Cristo somos libres de la muerte y del poder de Satanás, tenemos el derecho de tomar todas Sus promesas, tenemos Su poder para anunciar y extender el Reino de Dios en la tierra, nos ha hecho hijos de Dios, nos ha dado la vida y bendecido cada día, y nos ha abierto la puerta para entrar a la eternidad con Dios. No es cualquier cosa, es algo que vale la pena repasar, por lo menos una vez al año y este es el día.

En segundo lugar, es para pedir la presencia del Señor en nuestra vida y en nuestra casa. En el primer día del año, al profeta Ezequiel le fue mostrada una visión del futuro templo siendo llenado por el Espíritu Santo y llenado por la gloria de la presencia de Dios. La Biblia dice que ahora nosotros somos el templo del Espíritu Santo, así que, al inicio de año, lo primero que debemos hacer es buscar la presencia de Dios.  

En tercer lugar, es para mostrar disposición para partir con fe hacia donde Dios nos lleve o mande.  Entonces, el inicio de año es un tiempo de establecer mis propósitos de acuerdo con lo que Dios quiere de mí, es decir, de estar dispuesto a hacer lo que Dios quiere y no lo que yo quiero.

La razón de todo esto es que Dios tiene planes muy especiales para cada uno, mediante los cuales nos quiere bendecir y bendecir al mundo.

La invitación es muy concreta: esta tarde o esta noche, reúnase con su familia y hagan esta convocación para repasar lo sucedido y plantear el año nuevo. 2024 será un año diferente solamente si ponemos al Señor en primer lugar y tomamos acción. 

Jesús está a la puerta, su regreso está muy próximo y los que estamos en esta tierra tenemos mucho trabajo. Ya no es tiempo de trabajar para nuestros propios intereses, es tiempo de hacerlo para el Reino. Que tenga un muy feliz y productivo año nuevo.

Pastor Jorge Cupido

@jorgecupidoqro

jorgecupido@hotmail.com

EL SELLO

@ElSelloQueretaro

Domingos, 11.30 am

San José 498, Col. Carrillo Puerto, a 100 m. de Av. 5 de Febrero

Querétaro, Qro.

Más información
Relacionado

Propone Felifer trabajar proyectos de largo plazo para ordenar la ciudad

El candidato a la presidencia municipal de Querétaro por...

Tripulación de Shenzhou-18 completa primera caminata espacial

Los tripulantes de la nave espacial Shenzhou-18, actualmente a bordo de la estación espacial china en órbita

SpaceX planea lanzar cuarto vuelo de prueba de Starship en junio

SpaceX planea realizar el cuarto vuelo de prueba de su cohete gigante Starship el 5 de junio

Presidente descarta motivos de preocupación rumbo a elecciones

El presidente de México afirmó que no existen motivos de preocupación