sábado, abril 13, 2024

Sanidad divina – Jorge Cupido

En el principio no estaba planeado que el hombre muriera, ni que enfermera, ni que hubiera dolor, ni maldiciones, ni muerte.  Todas estas cosas vinieron a consecuencia del pecado y desde entonces han cabalgado sueltos por el mundo, haciendo estragos.

Jesús vino a vivir una vida perfecta, morir y resucitar para derrotar al diablo, al dolor, a la pobreza, a la maldición y a la enfermedad.

La guerra espiritual se establece en el mundo por causa de estas dos visiones tan diferentes para el hombre: la del diablo es robar, matar y destruir al hombre, y la de Jesús es que tenga vida eterna y una vida plena en esta tierra.

La base de todos los conflictos y problemas en el mundo físico está en el mundo espiritual. Los métodos humanos de corrección de los males de este mundo han fallado porque ignoran este principio.

Por eso la enfermedad entró al mundo: a causa de un problema espiritual del hombre: su desobediencia a Dios. 

También, por eso, la sanidad divina ha vuelto al mundo a causa de una acción espiritual; un acto de obediencia de Jesús hasta la muerte.

La sanidad divina es la acción de la presencia y poder de Dios curando a una persona en su cuerpo, alma y espíritu. En esta acción, el Señor revela Su naturaleza, cumple Sus promesas y actúa en Su provisión, sanando a la persona.

Además de la salvación, la libertad y la paz, la obra de Jesús incluye la sanidad. La Biblia dice: Ciertamente él (Jesús) cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores. (Isaías 53:4). Y gracias a sus heridas fuimos sanados. (Isaías 53:5)

Este concepto está claramente visible en toda la Biblia. Cuando la verdad de la sanidad divina en la Palabra de Dios es sembrada en una persona y penetra en su espíritu y en su alma, entonces la fe crece y la persona está en capacidad de recibirla.

En muchas ocasiones podemos encontrar el registro de sanidades hechas por el Señor en todo el Antiguo Testamento, como una prueba de su carácter sanador. 

En el Nuevo Testamento se confirma abrumadoramente que la obra de Jesús en el creyente incluye la sanidad. Lucas, en su investigación histórica de Jesús, afirmó: “Me refiero a Jesús de Nazaret: cómo lo ungió Dios con el Espíritu Santo y con poder, y cómo anduvo haciendo el bien y sanando a todos los que estaban oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.” (Hechos 10:38).

Las sanidades que sus seguidores hicieron, narradas en el Nuevo Testamento, y todas las que hemos visto en este tiempo, nos confirman que la sanidad divina era y sigue siendo una realidad y no meras buenas intenciones.

Dios es un Dios sanador cuya perfecta voluntad es que Su pueblo viva con salud. Dos cosas te tienen que quedar muy claras: que Dios quiere sanar a los enfermos y que Dios los puede sanar.

Las multitudes eran atraídas a Jesús por los milagros y las sanidades. Y El delegó este ministerio sobre sus discípulos de aquel tiempo y sobre todos sus seguidores de hoy en día.

Es tiempo de creerle a Dios, ya es el tiempo de tu sanidad. Ven, acompáñame en El Sello y déjanos orar por tu sanidad. 

Pastor Jorge Cupido

@jorgecupidoqro

jorgecupido@hotmail.com

EL SELLO

@ElSelloQueretaro

Domingos, 11.30 am

San José 498, Col. Carrillo Puerto, a 100 m. de Av. 5 de Febrero

Querétaro, Qro.

Más información
Relacionado

El león no es como lo pintan

Estimadas y estimados lectores, apenas la semana pasada compartía...

SpaceX lanza satélite meteorológico avanzado para fuerza espacial de EEUU

SpaceX lanzó hoy una misión de satélite meteorológico avanzado para la Fuerza Espacial de Estados Unidos.

Asalto a Embajada de México tendrá repercusiones política, económica y jurídica, según expertos mexicanos

El aislamiento de parte de los Gobiernos de América Latina, el pago de una cuantiosa indemnización

Presentan El Camino Iniciático de Santiago en el Tianguis Turístico México

En el marco del Tianguis Turístico México 2024, que...