lunes, junio 24, 2024

Internet y redes sociales: responsabilidad de todos – Denisse Aubert García

En ésta época moderna  hacemos uso de la tecnología para comunicarnos,  y  por medio de aplicaciones ya sea  con mensajes de texto, videos o  imágenes damos a conocer lo que pensamos, creemos y  sentimos. 

Los  medios tecnológicos  también nos  permiten el acceso a la información y acercamiento en línea con personas de todo el mundo, aunque el acercamiento sea  únicamente   en cuestión de distancia y  de espacio, ya que nunca será igual a la convivencia de persona a persona,  sin  la necesidad de un aparato electrónico de por medio. Por ejemplo, hay aplicaciones en las que a través de videos en tiempo real puedes conversar con otras personas, pero te limita al contacto físico indispensable y complementario en las relaciones sociales, algo tan simple como un abrazo. 

El internet y este tipo de redes sociales  son  una gran herramienta si se usan moderada y adecuadamente. Tomemos en cuenta que hay mensajes impersonales a los que  cada quien le puede dar una interpretación diferente por la entonación que se le aplique  al texto, por lo que,  lo que realmente queremos decir se distorsiona totalmente y puede no cumplir su objetivo.

Las conversaciones  se han vuelto  unidireccionales, sin derecho a réplica porque no  se tiene la certeza de que el receptor esté en ese momento recibiendo el mensaje. El que escribe y manda el mensaje (emisor) puede esperar minutos, horas o días para constatar que el receptor vio lo que le envió.  En ocasiones leemos los mensajes y ni siquiera los contestamos; cuando esto pasa, desde mi particular punto de vista es como si alguien pasa y te dice hola y  te sigues de largo.  

pensemos dos veces,  qué mensajes decidimos seguir propagando, hagámoslo con la responsabilidad de saber que esos mensajes tendrán alguna consecuencia en el pensar y actuar de los demás; estamos en una era de cambios sociológicos en la que se usan estos medios para difundir ideologías y  creencias sin fundamentos, sin estar siquiera cerca de la verdad y de lo que lleva a un bienestar general en la convivencia humana. Hay chistes, videos, ilustraciones o comentarios,  sin valores que se difunden,  y sin darnos cuenta somos parte de que sigan llegando  cada vez a más personas, sin pensar que esos mensajes también hablan de nosotros mismos al enviarlos.

Antes de dar clic al botón de enviar pensemos en los tres filtros de Sócrates, son tres simples cosas:  lo que voy a enviar es verdadero (¿me consta? lo vi, lo toqué,  estuve ahí, lo viví, lo comprobé), es bueno (habla bien, es positivo) y es útil  (sirve de algo). Reflexionemos con nuestros hijos la importancia de escribir, hablar y actuar con  responsabilidad.

Démosle  valor al lenguaje escrito,  por eso los invito a ser responsables al utilizar estos medios de comunicación, en los que el respeto, la amabilidad, la tolerancia, la empatía, la humildad,  la alegría, la bondad, la paz  y el amor hacia los demás debe estar presente.

Más información
Relacionado

Envejecimiento de la población, reto para la legislación y políticas públicas, estudio

El acelerado incremento en el número de personas mayores...

Inauguran Feria Ambiental 2024

La presidenta municipal de El Marqués, Claudia Martínez Guevara,...

Presenta Mauricio Kuri la plataforma APPTITUD – CONTIGO 

Innovar en salud permite brindar soluciones más eficientes y...

El Influyente – Jorge Cupido

Influyente es la persona que ejerce un poder, que tiene...