jueves, febrero 22, 2024

Compasión – Jorge Cupido

La Biblia dice: “Dios bendice a los compasivos, porque serán tratados con compasión.” (Mateo 5:7)

La palabra “compasión”, en el original griego, significa “activo en compasión”, es decir, no es solo sentir compasión, sino hacer algo al respecto. Es responder activamente a las necesidades de otros.

La podemos definir como “dejar que tu amor incline tu corazón hacia aquellos a tu alrededor, para responder compasivamente a sus necesidades.”

Esta virtud, como todas, es un atributo de Dios y tiene su origen en Él. Para empezar, ante nuestra incapacidad de acercarnos a Dios por causa de nuestro pecado, por compasión Jesús entregó su vida para que todo aquel que en Él crea sea perdonado, reconciliado con Dios y salvado del terrible destino eterno de sufrimiento. Además, por compasión, Dios suple siempre las necesidades de sus hijos que claman a Él.

Como podemos ver, la compasión de Dios es más que un sentimiento de empatía, es una práctica, con hechos concretos a nuestro favor.

Ahora, necesitamos saber y comprender que significa para Dios que una persona sea compasiva, 

porque el compasivo será dichoso, bendecido y recibirá compasión divina. 

Según Dios, hay tres cosas que te hacen ser una persona compasiva.

  1. El perdón a otros. El perdón no es un sentimiento sino una decisión, pero es tan difícil porque queremos que se haga justicia. El problema es que la falta de perdón crea una raíz de amargura que nos hace sufrir y que contamina todo lo que nos rodea, interna y externamente. Pero hay un problema mayor, porque perdonar a otros es condición absolutamente necesaria para ser perdonados por Dios. A su tiempo, sin duda, Dios hará justicia. 
  2. La ayuda a otros. Jesús insistió en que fuéramos compasivos con actos de ayuda a los demás. Ayuda a las viudas y a los huérfanos, visita al enfermo, provee para el que pasa por un periodo de necesidad, consuela al atribulado, colabora con las organizaciones humanitarias, etc. Son actos diarios, constantes de compasión, con dos grandes ventajas: Dios te lo devolverá multiplicado y Jesús lo considerará como un acto directo hacia Él.
  3. Compartir con otros el mensaje de salvación en Jesús. Un compasivo siente dolor por las almas que van a sufrir eternamente y les presenta la solución. No hay necesidad más grande que el ser humano pueda tener.

No te conviertes en compasivo esforzándote, sino por medio de la presencia de Jesús en ti. Por eso, el ser compasivo define el crecimiento espiritual verdadero y la fe genuina.

¿Quieres la compasión de Dios? Se compasivo con otros y alcanzarás compasión en esta vida y en la eternidad.

Pastor Jorge Cupido

@jorgecupidoqro

jorgecupido@hotmail.com

EL SELLO

@ElSelloQueretaro

Domingos, 11.30 am

San José 498, Col. Carrillo Puerto, a 100 m. de Av. 5 de Febrero

Querétaro, Qro.

Más información
Relacionado

Todo listo para el torneo anual de golf Club Rotario Jurica

El pasado 20 de febrero el Club Rotario Jurica...

Reserva de EE. UU. mantiene cautela ante reducción rápida de tipos

Funcionarios de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) dijeron no tener prisa por recortar las tasas de interés

China insta a EEUU a detener venta de armas a Taiwan

Una portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino instó a Estados Unidos a detener la venta de armas y los contactos militares con Taiwan.

En México tenemos instituciones electorales fuertes: Murguía

En México tenemos instituciones electorales fuertes, como el INE...