miércoles, abril 17, 2024

Los adolescentes en la justicia penal 

En el Congreso Internacional realizado por la SSPMQ por su 25° aniversario, la Dra. Alba Aurora, , docente e investigadora de la Facultad de Derecho UAQ, realizó una ponencia en la dio a conocer los ejes rectores de la justicia penal para adolescentes, describiendo brevemente por qué llevan un proceso diferente al de los adultos y la evolución historia de las condenas para este sector etario. 

La Dra. Alba abrió su diálogo explicando que internacionalmente cuando se usa la palabra ‘niño’ siempre se estará refiriendo a una persona menor de 18 años, y será decisión de cada país cómo definir las edades de ‘niños y niñas’ y de ‘adolescentes’. Son importantes estas definiciones porque van de la mano con la responsabilidad legal, mientras los niños están exentos de todo delito (aunque sí se inicia un tema de restitución de derechos por medio de asistencia social), los adolescentes tienen un sistema penal diferenciado. 

En el caso de México, los adolescentes se definen como una persona con 12 años cumplidos y menos de 18 años. Y se usa este rango de edad, explica la doctora, porque se sigue la teoría evolutiva de Jean Piaget, en la que se considera que desde los 12 años ya existe un mayor entendimiento y comprensión del mundo del derecho, pero no están tan desarrollados como en un adulto. 

Sistema Integral de Justicia 

Debido a que un adolescente no es ni puede considerarse como un adulto bajo los estándares de responsabilidad legal, hay tres ejes principales que deben tomarse en consideración a la hora de establecer el proceso de justicia. Estos son:

Justicia diferenciada – Esto significa que un adolescente no puede ser juzgado bajo los mismos estándares que un adulto. La Dra. Alba explica que ésta es una distinción que es relativamente reciente, pues antes de la Convención de Ginebra los niños, niñas y adolescentes que cometían delitos eran tratados con la misma dureza que los adultos.  

Adicionalmente, hoy en día en las sentencias de adolescentes no se busca una sentencia punitiva, en cambio se busca una reparación integra de daños y que el joven no reincida en conductas delictivas; esto implica que los sentimientos de justicia de la víctima no son prioridad, en especial si busca una sentencia que encierre al joven por décadas. 

Justicia especializada – Esto implica que las autoridades que participen en los procesos penales que involucran adolescentes deben contar con una especialización integral en el tema por parte de una institución y/o contar con prácticas profesionales que puedan respaldar su conocimiento en esta materia. 

Este eje es especialmente importante porque exige que las autoridades cuenten con conocimientos profundos en cuatro campos de conocimientos: interdisciplinarios en materia de niños, niñas y adolescentes; específicos sobre el Sistema integral de Justicia; sobre el sistema acusatorio, medidas de sanción especiales y prevención del delito adolescente; y contar con un desarrollo de habilidades para trabajar con adolescentes en ámbito de competencias. 

Justicia adaptada – Este término se refiere a que el sistema de justicia debe adaptarse al proceso de desarrollo de niños, niñas y adolescentes, lo que implica darles la oportunidad de expresarse sin presión y de que se les brinde información directamente de forma sencilla y entendible. Y será tarea de un juzgador evaluar su capacidad en materia de toma de decisiones para poder llevar un proceso adecuado y adaptado a las condiciones del niño, niña o adolescente. 

Esto implica que a las personas menores de edad, sean víctimas o victimarios, se les deberá brindar sentencias o resoluciones de fácil lectura, con lenguaje claro y sencillo que puedan ser comprendidos sin dificultad; por lo que se debe evitar por todos los medios una sentencia resumida, llena de conceptos técnicos y de uso puramente legal. 

La integración es multifactorial 

Debido a que el Sistema Integral de justicia Penal para Adolescentes busca una restitución de daños, la reflexión y la no reincidencia, es importante tomar en cuenta que los factores que hay detrás de las acciones delictivas que cometen los niños, niñas o adolescentes. 

La Dra. Alba también enfatizó la importancia de recordar que no todas las personas, sin importar lo jóvenes que sean, han tenido los mismos derechos, crianza o ambiente de seguridad, e igualmente hay factores individuales (abuso de sustancias, bajo nivel educativo), relacionales (amigos, familia), comunitarios (escuela, vecindario) o sociales que pueden influir en que un adolescente cometa delitos. Y, si bien, estos no lo eximen de su responsabilidad, sí indican qué hay que trabajar con el adolescente para lograr el objetivo último de la no reincidencia. 

Más información
Relacionado

Netanyahu dice que Israel preserva derecho a la autodefensa

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, subrayó hoy miércoles el "derecho (de Israel) a defenderse a sí mismo de Irán"

CELAC condena a Ecuador y respalda a México por invasión de Embajada

La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) decidió hoy, durante la Cumbre extraordinaria de Jefes de Estado y de Gobierno convocada por Honduras

México enfrenta retos fiscales no vistos desde la década de 1980, señalan expertos

México enfrenta retos fiscales que no se habían observado desde la década de 1980

Querétaro se suma a la conmemoración del Día Mundial de la Hemofilia

En el marco del Día Mundial de la Hemofilia,...