martes, mayo 28, 2024

La niña de la guerra – Abril Azul

Las guerras, siempre las guerras. Unas, en defensa de la nación. Otras, por apoderarse de un pueblo más débil. El origen se desdibuja ante las cruentas batallas.

En una guerra no hay ganadores. Habrá pérdidas humanas y materiales en ambos bandos. Familias mutiladas llorarán sus duelos.

Lo más doloroso en estos enfrentamientos es la orfandad o muerte de niños, a quienes se ha robado el derecho a vivir. 

En homenaje a esos niños:

La niña de la guerra    

¿Qué te pasa? ¿Por qué tiemblas, niña hermosa?

¿Qué haces despierta de madrugada, en esta densa neblina?

¿A quién esperas antes del alba?

¡No llores, niña mía, o ya no podré cantar!

¡Oh, mi dulce ruiseñor, por tu canto es que vivo todavía!

solo en él encuentro consuelo a mi profunda tristeza

tú sabes, que a mis padres me los ha quitado la guerra

huérfana he quedado y solo espero el final. 

Ven, siéntate, no temas, alguien vendrá por ti

ahora debo irme, te veré al atardecer, y cantaremos los dos.

Antes de emprender el vuelo, le dedicó una sinfonía de amor. 

Lágrimas convertidas en diamantes, la niña derramó.

Las horas son densas para un espíritu atormentado.

quiso la niña jugar un poco, y olvidar la soledad.

Sus piernas no respondieron, la debilidad aniquilaba al movimiento.

Ya no recordaba cuándo había comido, y tomado un poco de agua.

Azules, rojos, naranjas, y violetas, fueron los tonos del cielo al atardecer

pareciera que todos los elementos de la naturaleza 

se conjugaban para alegrar a la pequeña.

El ruiseñor regresó, anunciando su llegada.

Voló directo hacia ella, con sus alas acarició su cara.

Despierta, mi bella niña, he traído de comer. 

Abrió su pico, al tiempo que depositaba

un minúsculo trozo de manzana en la boca de la niña.  

Con dulce sonrisa, ella lo agradeció.

Solo te esperaba, fuerza no tengo ya.

No me dejes en este paraje, amigo ruiseñor,

no quiero morir aquí.

¡Enséñame a volar!

A lo lejos se escuchan las armas detonar.

Toda la gente se ha ido. Solo los perros se asoman por ahí.

Pronto los soldados llegarán, dijo la niña desamparada.

Ellos vendrán y me matarán.

No te dejaré, niña mía, con nosotros tú volarás.

Mira, sobre aquel gran encino, cientos de aves nos esperan.

Los ruiseñores, con armoniosos trinos, a la niña acompañaban

con rumbo hacia el infinito, un lugar para vivir. 

Los soldados llegaron y la vieron volar.

Le apuntaron con sus armas, no pudieron disparar.

Los músculos se tensaron, los fusiles de sus manos cayeron.

Unos, temerosos, sus rostros escondieron, 

otros, de rodillas, se pusieron a llorar.

Si quieres saber, ¿en dónde la niña está?

dirige tu mirada en la noche al cielo.

Ahí, entre las estrellas, feliz la verás jugar. 

Es el lucero más brillante

que jamás podrás olvidar. 

Más información
Relacionado

Propone Felifer trabajar proyectos de largo plazo para ordenar la ciudad

El candidato a la presidencia municipal de Querétaro por...

Tripulación de Shenzhou-18 completa primera caminata espacial

Los tripulantes de la nave espacial Shenzhou-18, actualmente a bordo de la estación espacial china en órbita

SpaceX planea lanzar cuarto vuelo de prueba de Starship en junio

SpaceX planea realizar el cuarto vuelo de prueba de su cohete gigante Starship el 5 de junio

Presidente descarta motivos de preocupación rumbo a elecciones

El presidente de México afirmó que no existen motivos de preocupación