lunes, marzo 4, 2024

Crear o adquirir una empresa, consejos para emprender con éxito, por Revista Emprendedores

1.Preparar bien el proyecto

Se debe saber que no hay que subestimar el tiempo de preparación necesario para crear una empresa. Dependiendo del proyecto, de la naturaleza técnica, de la ambición y de la experiencia del propietario, este tiempo puede durar desde unas semanas hasta varios meses.

El reto es:

  • Comprobar que lo objetivos profesionales están en consonancia con su vida, estar preparado para emprender, asegurándose en particular de que se cuenta con el apoyo de la familia, la formación adecuada, las cualificaciones requeridas, una situación financiera favorable, etc.
  • Validar que la idea ayudará a encontrar clientes que sean rentables, realizar un estudio de mercado, gestiones comerciales, previsión financiera, etc.
  • Definir una estrategia, que permita orientar los esfuerzos en función de los objetivos personales y profesionales.

Descubrir las principales etapas a seguir para crear una empresa, así como los métodos y consejos que ofrece la Revista Emprendedores para crear o adquirir una empresa.

2.Evaluar las necesidades financieras con suficiente antelación
A menudo, los empresarios tienden a subestimar las necesidades para limitar el endeudamiento. No hay que caer en esta trampa. De hecho, las necesidades no se limitan a las inversiones y una buena evaluación del proyecto de creación de empresa tendrá como efecto:

  • Apreciar el verdadero valor de la parte no cubierta por las aportaciones personales y estudiar los modos de financiación más adaptados al proyecto: préstamos de amigos y familiares, préstamos bancarios, apertura de capital, etc.
  • Asegurar el inicio de la actividad previendo los desfases de tesorería que inevitablemente se encontrará.
  • Dar credibilidad a la solicitud ante los potenciales financiadores.

Cuidar el plan de financiación y consulta las subvenciones dedicadas a las empresas para identificarlas.

No quedarse solo
Demasiados emprendedores empiezan solos, sin ningún apoyo, ni antes ni después de la puesta en marcha de la empresa. Sin embargo, se tiene la suerte de vivir en un país donde el ecosistema empresarial es denso para un jefe de proyecto. «Así que aprovéchalo, no se quede solo con un proyecto empresarial y buscar apoyo».

Rodearse de todas las personas que tengan las competencias, las cualificaciones y los recursos que se necesita ¡pero sobre todo de aquellos que puedan escuchar y animar!

Las redes de apoyo están ahí para ayudar. Su papel: ayudar a tomar distancia para evaluar objetivamente el proyecto, comprobar que no está perdiendo una oportunidad, orientar en la preparación del proyecto, ayudar a elegir el mejor estatuto jurídico, explicar los regímenes de seguridad social, los trámites administrativos relacionados con el proyecto de creación, etc.

También estarán al lado para ayudar a identificar las ayudas a la creación de empresas que interesen y apoyar en la fase de puesta en marcha de la actividad.

Emprender con un equipo de confianza
Si se va a crear una empresa con varias personas, es esencial que compartan la misma visión del negocio, que los objetivos personales sean compatibles y que la complementariedad oriente de forma natural el papel de cada uno dentro del proyecto.

Para crear una empresa de éxito, el equipo debe tener confianza en los demás. Los malentendidos entre socios son una de las causas de fracaso en las nuevas empresas. Este punto no debe pasarse por alto.

Lo mismo se aplica a los futuros empleados. Es importante dedicar el tiempo necesario a contratarlos y pedir ayuda a un profesional si es necesario. Al crear una nueva empresa, no puede permitirse cometer errores de contratación. 

Establecer cuadros de mando
Puede parecer restrictivo, pero disponer de herramientas de control desde el inicio de un negocio permitirá detectar cualquier dificultad en tiempo real y prevenir posibles riesgos de desvío. Esto es crucial para el éxito del proyecto de creación/adquisición de empresas.

Los cuadros de mando deben incluir indicadores pertinentes adaptados a la actividad.

No tener un solo cliente o proveedor
Romper los vínculos comerciales con un cliente o proveedor es un factor que puede debilitar su actividad, pero debe evitarse, en la medida de lo posible, si puede comprometer la supervivencia a largo plazo de la empresa.

Si sólo se tiene un cliente o proveedor, se está asumiendo un riesgo financiero importante. Hay que intentar trabajar con varios proveedores.

Saber cuestionarse en todo momento
Emprender significa surfear sobre las nuevas tendencias, atreverse a tener ideas, probarlas y adaptarse, porque la idea inicial no es necesariamente la que gustará al cliente.

Una vez que se haya puesto en marcha la empresa, se tendrá que comparar el rendimiento del negocio con los objetivos que se ha marcado. Identificar las lagunas, se analizarán con la ayuda de un profesional y se tomarán las medidas necesarias para rectificar la situación.

Sobre todo, se debe estar preparado para cometer errores y estar dispuesto a reorientar el proyecto o aprovechar las oportunidades que se presenten.

No hay que dudar en subcontratar ciertas tareas no productivas
Durante los primeros años de la empresa, se tendrá que dedicar toda la energía al desarrollo del negocio: encontrar y retener clientes, producir y gestionar.

Algunas tareas pueden confiarse fácilmente a proveedores de servicios: recepción telefónica, gestión administrativa y contable, gestión de nóminas, entregas, etc.

Más información
Relacionado

Rompe Santos la Buena Racha de Gallos: 0-1

La única anotación de Harold Preciado al minuto 76...

Entusiasmo – Jorge Cupido

Oímos mucho de la palabra “entusiasmo”, pero poco sabemos de su origen y significado inicial, y es algo que nos puede beneficiar en mucho. Descúbrelo en nuestro artículo dominical “Entusiasmo”.

Se vislumbra una nueva era – Teresita Balderas y Rico

Durante la segunda mitad del siglo XX y lo...

Mujer que habla, voz que arde – María Antonieta

Aunque no soy hombre, al menos he vivido algo...