viernes, julio 12, 2024

Querétaro, ciudad progresista – Teresita Balderas y Rico

Me gusta vivir en la ciudad de Querétaro. La amo, nací aquí, he visto cómo se ha transformado a través de los años. En mi memoria tengo guardadas imágenes de Querétaro desde 1958 a este 2024. Las personas que han llegado a poblar esta hermosa e histórica ciudad a partir de los años noventa, ya no vieron los grandes sembradíos de legumbres y hortalizas, el río con agua corriendo por su cauce, los caballos percherones jalando la carreta cargada con los botes con la leche recién ordeñada en la hacienda Carretas, que entregaban por la mañana en los domicilios del Centro Histórico, en algunas casas también por la tarde.

Querétaro ha sido una ciudad estratégica para la nación, jugando un papel importante en cuestiones políticas y comerciales. Hechos relevantes en la construcción histórica de México se ha realizado en esta ciudad. En la llamada Casa de los Corregidores, se acordaron las estrategias militares para el inicio de la Guerra de Independencia de México.

Querétaro ha sido capital de la República Mexicana en dos ocasiones, la primera durante la invasión de Estados Unidos, la segunda entre 1916 y 1917.

En Querétaro nació La Constitución de 1917. Ilustres pensadores participaron en su elaboración. Fue un documento muy avanzado para su época, con un enfoque social, de justicia, educación, de paz.

Algo tiene esta bella ciudad que es muy visitada y admirada. Cuando la conocen, quieren quedase, se enamoran de ella. Ya sea por trabajo, o porque quieren cambiar de lugar donde vivir, eligen a Querétaro.

La tradición y la modernidad van de la mano en esa bella ciudad donde se siente la raíz de México y lo mexicano. Escribió CATON, refiriéndose a la Ciudad de Querétaro, en un diario de circulación nacional. 

Catón estuvo en esta ciudad presentando su libro México en mí en la FILMAQ: Feria Internacional del Libro y Medios Audiovisuales en Querétaro. Acorde a sus comentarios, fue muy bien recibido, recibió todo tipo de regalos, hasta un retrato hecho por un joven artista de nombre Francisco Martínez, a quien agradeció el obsequio. Hubo una larga fila para que CATON les dedicara el libro. 

Al periodista y escritor CATON le gusta escuchar las campanas de los lugares donde viaja, se congratuló al escuchar desde el hotel donde se hospedaba las campanas de las iglesias llamando a misa.

Sus comentarios despertaron mis adormecidos recuerdos de una lejana infancia. Cuando la ciudad era más pequeña y no había edificios altos, las campanadas de las iglesias se escuchaban en los lejanos barrios de esta bella ciudad, sobre todo el tañer de las campanas del templo de San Francisco.

Los moradores de estos barrios, al escuchar las campanadas, sabían la hora que era, porque conocían el horario de las misas.

Durante mi niñez, en diversas ocasiones acompañé a mi madre a este templo a rezar y pedir un milagro a la Virgen del Pueblito, cuando la traían de visita.

Debo agradecer a CATON que, gracias a su visita y a sus muy buenos comentarios sobre esta histórica ciudad de Querétaro, mi mente volara al pasado.

 A veces, solo esperamos un detonante para que los recuerdos fluyan, hurgando en el ayer aquellos momentos vividos.

Desde mi perspectiva, vivir en Querétaro es un privilegio. Podemos decir que es una ciudad culta, tenemos una orquesta filarmónica cuyos conciertos son un deleite; con frecuencia se realizan eventos de teatro, musicales, danza, exposiciones pictóricas, presentaciones de libros. Por cierto, en Querétaro hay reconocidos escritores, pintores, y destacados artesanos.

Los turistas se sorprenden al ver pianos en plazas públicas, en especial Plaza de Armas, donde los paseantes de cualquier edad se acercan a tocar.

Querétaro está inmerso en el progreso. Las acciones de autoridades en turno han sido asertivas, logrando buenas inversiones de capital extranjero en esta ciudad. Empresarias y empresarios queretanos son emprendedores, saben que deben competir con empresas de grandes capitales.

Querétaro es un estado que trabaja y se reinventa. A pesar de las restricciones en presupuesto otorgado por del gobierno federal, el progreso no se detiene.

Es una ciudad lectora. Si visitamos alguna de las grandes librerías que existen, en ellas siempre encontramos gente comprando o buscando algún libro de su interés. Disfruto ver a los padres con sus hijos comprando libros de lecturas infantiles, me enternece la alegría de los niños al hojear el libro que llevarán a casa. Con gran placer puedo decir: “La vida es bella”.

He leído algunas frases sobre los beneficios de la lectura: “El que no lee vive solo una vida, el que lee varios libros vive más vidas, porque se mete en la de los personajes”

Luchemos contra la ignorancia, cultivemos el libre pensamiento para evitar que otros piensen por nosotros.

Estamos conscientes de que aún existen lugares que requieren mayor atención, y que las obras que se realizan requieren constante mantenimiento.

El compromiso que tenemos los queretanos es mantener limpia nuestra ciudad, no desperdiciar el agua el agua, no maltratar las áreas verdes.

Si nos gusta vivir en esta bella ciudad, cuidémosla.

Más información
Relacionado

Sustentabilidad Corporativa, el nuevo reto de las empresas

Actualmente, las organizaciones de todo el mundo están reconociendo...

Llama Kuri a abogados a fortalecer instituciones

Durante la ceremonia de conmemoración por el Día del...

Llega a Querétaro la 75ª Muestra Internacional de Cine

En una colaboración entre la Secretaría de Cultura del...

Proponen establecer mecanismos para denunciar violaciones a la neutralidad en Internet

La senadora Alejandra Lagunes Soto Ruíz presentó una iniciativa...