sábado, junio 25, 2022

Las conexiones que somos – Sandra Fernández 

Durante el tiempo que fui maestra de preparatoria, recuerdo a una chica muy peculiar, era una de las alumnas más sobresalientes de la clase y con las notas más altas, sin embargo, la mayoría del tiempo estaba sola y casi no hablaba con nadie. Hubo un día que, al terminar la clase, ella no se apresuró a salir, se veía especialmente melancólica y pensativa. Aproveché para acercarme y, preguntarle si sentía bien. Ella me respondió que sí, pero tenía los ojos rojos.

Le dije, vamos a la cafetería, nos hará bien tomar un chocolate caliente. La temperatura empezaba a descender ya que el otoño, estaba por terminar y el aire era frío. Ella acepto mi invitación, y así fue como iniciamos una conversación que nos llevaría toda la tarde y que, sin saberlo, se prolongaría toda una vida.

Como toda adolescente, tenía problemas para entablar amistad con los chicos de su edad. Me dijo que aún y cuando se esforzaba por caerles bien y hacer amigos, sentía el rechazo, quizá debido a su situación económica que no era muy buena o por su forma de vestir o incluso por sus calificaciones, pero siempre había algo que estropeaba sus intentos. Esta situación la hundía cada vez más y se sentía muy deprimida.

En ese momento, me vi reflejada en ella. Había algo que enseguida reconocí como si me mirara a través de un espejo. Decidí contarle mi experiencia.

Le dije que, que a lo largo de su vida conocería a una infinidad de personas. Algunas de ellas se quedarían por un largo tiempo y otras serían tan fugaces como una estrella. Eso no podría evitarlo, cada quien seguiría su propio camino. Sin embargo, el tiempo que habrían compartido juntos, sería un regalo.

Algunas personas, pasarán completamente inadvertidas y apenas las recordarás. En cambio, otras, serán como una chispa que se enciende y que el fuego no se extinguirá. Pero  no con todas las personas podrá suceder esa magia. 

¿Y sabes porque sucede esto? Hice una pausa. Sus ojos verdes no dejaban de mirarme.

Porque esa emoción se quedará impregnada en ti, te habrá tocado. Y, entonces ya no serás solo tú, Jenny, después de vivir esas conexiones con esas personas especiales, ellas formarán parte de ti, como si fueran las piezas del rompecabezas que eres tú.

Y tampoco significa que tengan que pasar largas temporadas juntos, puede ser un tiempo corto, puede ser tan efímero como una tarde en la sala de tu casa o incluso una charla en esta cafetería. 

Por lo que, no debes forzar la amistad ni el cariño de nadie. Éste llegará, siempre llega de manera espontánea y natural, casi sin darte cuenta y, quizá no seas consciente hasta tiempo después, pueden transcurrir diez, quince o hasta treinta años para que lo comprendas. El tiempo es relativo.

Recuérdalo, bastará con escuchar la voz de esa persona para que el tiempo los devuelva al momento justo que el que se conectaron y su huella será indestructible.

Jenny escuchaba, pensativa.  Tomándose el chocolate que ya se había enfriado.

Después de esa charla, vinieron los exámenes finales y así como sucede con la mayoría de mis alumnos, no los volvería a ver, sin embargo, a menudo pensaba en ellos. En particular, recordaba a Jenny.

Pasaron muchos años, dejé de dar clases ya que estaba enfrentando una dura enfermedad. Un día recibí una llamada, de inmediato me percaté de quien se trataba, había algo en su voz que me era familiar, era Jenny. Al escucharla, debo confesar que una energía recorrió mi piel como una descarga eléctrica. En ese momento me trasladé a aquella conversación que tuvimos en la cafetería, a sus ojos verdes. Me dijo que vivía al otro lado del mundo, que trabajaba en una próspera compañía, pero tan pronto como había sabido de mi problema, me había hablado. 

Al colgar la línea, rompí en llanto, quizá porque estaba muy sensible o quizá porque antes de despedirse me dijo, que yo era esa pieza del rompecabezas del que le había hablado, que al fin lo había comprendido.

Conversamos poco, pero suficiente para darme cuenta de que, pese al tiempo y la distancia,  seguíamos conectadas.

Por: Sandra Fernández.

Suscríbete

Más información
Relacionado

Apoya DIF Querétaro a madres y padres trabajadores sujetos de asistencia social

Car Herrera de Kuri, presidenta del Patronato del Sistema...

Queretana Daniela Torres correrá en Boston

La maratonista queretana, Daniela Torres, sigue con su preparación...

Exhortan a fortalecer filtros sanitarios ante aumento de casos COVID-19

Durante la sesión del Comité Técnico para la Atención...

Inaugura DIF Querétaro unidad de rehabilitación en Peñamiller

Con la intención de brindar una atención especializada y...