martes, noviembre 29, 2022

Jacob: un hombre transformado – Jorge Cupido

Isaac y Rebeca engendraron dos hijos gemelos, llamados Esaú y Jacob. Esaú nació primero, por lo que le tocaba el derecho a la primogenitura, la cual era un honor especial que recibía el primer hijo que nacía. Incluía una doble porción de la herencia de la familia y el honor de llegar a ser algún día el líder de la familia. 

Rebeca sabía que Dios había escogido a Jacob para llevar a cabo sus planes.  El nombre Jacob significaba “engañador” o “tramposo”, y durante una parte de su vida, vivió a la altura de su nombre. Creía que “el fin justifica los medios” y que tenía que resolver los asuntos por sus propios medios.

En Jacob, nos vemos a nosotros mismos. Vemos nuestras tendencias egoístas y nuestra dependencia en nuestro propio ingenio y esfuerzo por tratar de manipular las circunstancias a fin de lograr nuestros objetivos. 

Jacob deseaba la primogenitura de Esaú, y aprovechando un momento de debilidad de su hermano, negoció con él y se la compró. Al vender su primogenitura, Esaú demostró desprecio hacia las bendiciones espirituales que recibiría si mantenía su primogenitura y, especialmente, hacia la continuación generacional del pacto de Dios.

En los tiempos del Antiguo Testamento, la bendición del padre era más que una expresión de amor. Como patriarca de la familia, la bendición del padre era una transferencia de la línea patriarcal, junto con una oración de prosperidad y superioridad. La bendición de Isaac también significaba que el destinatario y sus descendientes serían herederos del pacto que Dios originalmente había hecho con Abraham y después con Isaac. Jacob quería esa bendición por lo que se disfrazó de su hermano y engañó a su padre, ya ciego por la edad.

Aunque Isaac dudó al principio, finalmente se convenció de que era Esaú y le entregó la bendición. Esta bendición cambiaría el destino de su hijo para siempre. 

Aquí encontramos dos importantes lecciones para nosotros hoy en día:

  1. Los padres deben bendecir a los hijos, no maldecirlos. Bendecir es “bien decir”, hablarles de buenos deseos para ellos, animarlos, reconocerlos, darles palabras de amor, de destino, de identidad, etc.
  2. Ninguna buena cosa que deseemos debemos obtenerla por cualquier medio. Ningún fin justifica los medios. Y el único medio para recibir las buenas cosas de Dios es Dios mismo.

A pesar de que Dios ya había profetizado que sería Jacob el que siguiera la línea del pacto, Jacob decidió no esperar en el Señor, sino hacer las cosas a su manera. La vida de Jacob podría haber sido más placentera si hubiera esperado en el Señor, pero dado que Jacob hizo las cosas a su modo, Dios lo envió a la escuela de los golpes duros, para transformarlo en un hombre que pudiera usar y bendecir.

Esta es una lección para nosotros. Esperar en el Señor significa que, con fe y paciencia, podemos esperar a que Dios cumpla sus promesas, a Su manera y en Su tiempo. Dios no miente y nunca llega a destiempo.

Jacob tuvo que huir de su hermano y en su camino tuvo un sueño donde Dios le reiteró las promesas que había hecho a Abraham y a Isaac. 

Después de pasar 21 años con su tío  Labán, Jacob decide regresar a su tierra, lo que significaba encontrarse con Esaú, así que, después de orar, Jacob tomó medidas prácticas para apaciguar a su hermano con espléndidos regalos.

Pero antes de ver a su hermano, al entrar a la tierra prometida, Jacob tiene encuentro con Dios, donde le cambia el nombre. Jacob dejó de llamarse el engañador para pasar a llamarse Israel, el padre del pueblo de Dios.  A partir de ahí, Jacob fue un hombre transformado, dispuesto a confiar en Dios y hacer Su voluntad.

Cuando tenemos un encuentro real con Jesús, Él hace que seamos nuevas criaturas, transformadas. No importa cuánto le hayamos fallado antes, Dios puede darnos una nueva identidad, fuerza, propósito y bendiciones.

Pastor Jorge Cupido

@jorgecupidoqro

jorgecupido@hotmail.com

EL SELLO

@ElSelloQueretaro

Domingos, 11.30 am

San José 498, Col. Carrillo Puerto, a 100 m. de Av. 5 de Febrero

Querétaro, Qro.

Suscríbete

Más información
Relacionado

UNESCO inscribe Proceso del Té y Prácticas Sociales Asociadas en China en lista de patrimonio cultural intangible

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) inscribió hoy martes aquí las "Técnicas Tradicionales de Procesamiento del Té y las Prácticas Sociales Asociadas en China" en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad.

Venta de entradas para Juegos Olímpicos París 2024 empezará el 1 de diciembre

La primera fase del proceso de venta de entradas...

Llama Mauricio Kuri a fortalecer la lucha contra la corrupción

Con un llamado a seguir construyendo y perfeccionando las...

Invierte Grupo Realix Estates más de mil 500 mdp en nuevo Parque Industrial

Con una inversión de mil 572 millones pesos el...