sábado, junio 25, 2022

Ética profesional sin límites – g.virginia SANCHEZ MORFÍN

Hace treinta años aproximadamente, en el tiempo que, con la idea de abrir una escuela, estudiaba el precioso método Montessori, tuve la oportunidad de conocer a Graciela Rosette. Fuimos compañeras durante tres años.

Al poco tiempo de tratarnos, nos hicimos excelentes amigas. Comencé a frecuentar su casa y a tratar muy de cerca a sus dos hermanas: Mariana y Bertha, al igual que a sus padres, quienes me trataban como a un miembro de su familia. 

En ese tiempo no imaginé que Rosy, mamá de Gra, muy pronto sería mi apoyo en una de las situaciones mas difíciles de mi vida. 

Era una familia unida y con excelente posición económica. Vivían en una casa de 2000 metros cuadrados en Las Lomas.  Tenían la costumbre de invitar a su casa, cada Semana Santa, a sus cincuenta mejores amigos a pasar con ellos desde el Miércoles Santo, hasta el Domingo de Resurrección. 

Cada día, llegábamos a las nueve de la mañana, desayunábamos, conversábamos, jugábamos tenis y nadábamos.

Disfrutábamos de los juegos y competencias que organizaban. A las dos de la tarde, servían deliciosa y abundante comida y bebida. Había sobremesa de dos horas y a las cinco comenzaban los juegos de mesa, que terminaban con originales regalos para los ganadores. 

A las siete de la noche, cada quien se iba a su casa y al siguiente día, a las nueve de la mañana, empezaba la misma divertida rutina. 

Al pasar el tiempo, la amistad se hizo más sólida entre la hermana mayor de Graciela y yo.  Rosy (la mamá) ya me decía hijita, lo que me emocionaba mucho, ya que yo seguía sin tener contacto con mis padres, que insistían en no verme. 

La noche en que me constó una de las infidelidades de mi marido y que él no la negó, lo corrí de la casa.

Mientras hacía su maleta y subía sus pertenencias al carro, yo, aún no sé cómo, me mantuve observándolo sin demostrar ningún sentimiento y… ¡Vaya que los había! Con cada pieza de ropa que él empacaba, yo sentía que estaba llevándose un pedazo de mi corazón. 

Cuando al fin se fue de la casa, no derramé una sola lágrima, a pesar de que sentía que, toda yo, iba a explotar de tantos sentimientos de tristeza, soledad e incertidumbre. 

Lo primero que hice, a pesar de que era la una de la madrugada, fue llamar por teléfono a Rosy y contarle lo que acababa de suceder. Las palabras más significativas de cariño y de consuelo que puedan existir, las escuché por parte de ella.  El apoyo no terminó ahí. A las dos horas de esta llamada, sonó el timbre de mi casa… era Rosy, que me trajo una preciosa imagen de la Virgen de Guadalupe, ante la cual nos pusimos a rezar y me encomendó. 

Al pasar de los años, tuve la oportunidad de corresponder, con pequeños apoyos, a esa invaluable amistad de la familia Rosette. 

Mariana, que estaba casada con Guillermo y tenían dos hijos, se divorció tres veces, mismas que volvió a casarse con la misma persona.  Esta situación creó varios conflictos de comportamiento a Gerardo, el hijo mayor, quien no tardó en refugiarse en las drogas.  

Una madrugada, recibí una llamada de Mariana, pidiéndome que la alcanzara de inmediato en la clínica para adictos que se encuentra hasta el sur de la ciudad rumbo a Cuernavaca… iba a internar a su hijo. Con mucho miedo, tomé mi carro y me dirigí a la dirección que me proporcionó. 

Cuando llegué a la recepción, en la que aún estaban mamá e hijo en los trámites de internamiento, lo primero que hizo Gerardo fue aventarme al piso, y en seguida me dijo que me acababa de salvar del ferrocarril que yo no había visto y me iba a atropellar. Cuando Mariana me dejó sola con él, porque iba a ir a elegir el tipo de habitación donde se quedaría Gerardo, sentí pánico, pero me calmé pensando que esta era una oportunidad de retribuir algo de lo mucho recibido de esta familia.  En otra ocasión, relataré las espantosas vivencias que me sucedieron a lo largo de dos horas más de espera.  

Años más adelante, Mariana enfermó gravemente de cáncer. El oncólogo que la atendía opinó que ella debía seguir el tratamiento en casa.

Diariamente, el tiempo que mi trabajo me permitía, acompañaba y cuidaba a mi amiga. Una de las veces en que la llevé a consulta, conocí a su doctor.

 ¡Su cáncer avanzaba rápidamente!

Una tarde me pidió que le llamara a Graciano, el maravilloso sacerdote y amigo que me había casado, y le solicitara que fuera a su casa, a confesarla y darle los santos óleos.  Así lo hice y al día siguiente mi amigo acudió.  Mientras esto sucedía, me mantuve en una habitación alejada. 

 Lo que siguió fue una horrible petición de mi amiga… comunicarla con todas sus amistades. Quería despedirse de cada una, porque había decidido suicidarse al día siguiente. 

A esta sorprendente decisión, siguió una alucinante petición: “Vicky, quiero que mañana prepares una deliciosa y elegante cena para dos personas. Es esencial que haya copas para vino y para champaña.  Que dejes la comida y la mesa lista a las siete de la noche y te retires”. 

Me confesó que se había enamorado del oncólogo. Él lo sabía y había aceptado compartir la cena con ella, y después quedarse a pasar la noche… antes de ayudarle a morir. 

g.virginiasm@yahoo.com

@g.virginiaSM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete

Más información
Relacionado

Apoya DIF Querétaro a madres y padres trabajadores sujetos de asistencia social

Car Herrera de Kuri, presidenta del Patronato del Sistema...

Queretana Daniela Torres correrá en Boston

La maratonista queretana, Daniela Torres, sigue con su preparación...

Exhortan a fortalecer filtros sanitarios ante aumento de casos COVID-19

Durante la sesión del Comité Técnico para la Atención...

Inaugura DIF Querétaro unidad de rehabilitación en Peñamiller

Con la intención de brindar una atención especializada y...