sábado, mayo 18, 2024

Especial: «Superpeso» mexicano se fortalece frente a dólar y apunta a seguir ganando, estiman expertos

Por Luis Rojas
MÉXICO/Xinhua

La moneda mexicana se ha fortalecido en lo que va de 2023 hasta niveles no observados en ocho años, lo que le ha valido el calificativo de «superpeso», y cuenta con varias razones a su favor para continuar en la ruta de las ganancias frente al dólar, de acuerdo con expertos.

El codirector de inversiones en la firma Franklin Templeton, Ramsé Gutiérrez, resaltó que la moneda mexicana se ha visto muy favorecida por los inversionistas globales en los últimos meses, entre factores de optimismo con la economía del país que no cambiarán pronto.

«La perspectiva de corto y mediano plazos es que si el tipo de cambio se desordena o se deprecia de manera relevante, va a ser por un efecto global, un riesgo global, que genere que los mercados se tengan que retraer», dijo Gutiérrez en entrevista con Xinhua.»Por cuestiones locales, no parece haber hasta ahora un catalizador que descomponga al peso en el corto o mediano plazos», agregó el experto.

El peso mexicano se ha apreciado cerca de un 19 por ciento en los últimos 12 meses, lo que lo ubica como la moneda con mayores ganancias a nivel global, seguido por el peso chileno y el real brasileño en lo que toca a sus pares latinoamericanos, de acuerdo con datos de la empresa estadounidense.La moneda superó el piso de los 17 pesos por dólar estadounidense hasta 16,9920 el pasado 5 de julio, un nivel no observado desde diciembre de 2015, según cifras del central Banco de México (Banxico).

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, celebró en su momento el descenso del tipo de cambio por debajo de las 17 unidades y argumentó que el «superpeso» será benéfico para la deuda del país.La divisa, una de las más líquidas entre los mercados emergentes, comenzó el 2023 operando en 19,48 pesos por dólar, según los registros de Banxico en el valor interbancario.

Detrás de las ganancias cambiarias se encuentran principalmente cuatro razones: el flujo de remesas en niveles históricos a México, los ingresos por turismo, la inversión que están llevando a cabo algunas empresas por la relocalización al país de las cadenas de valor y tasas de interés muy atractivas a nivel local.

«Lo más importante de estos cuatro factores es que no parece que se vayan a acabar en el corto plazo», precisó Gutiérrez.»La variable que posiblemente cambie primero pueden ser las remesas, por una recesión en Estados Unidos», agregó.

En lo que respecta a las tasas de interés, el experto señaló que el costo del crédito en México de corto plazo está por encima del 11 por ciento, su máximo en 20 años, mientras que la inflación ha descendido y ya se encuentra debajo del 6 por ciento.Según Gutiérrez, estos niveles representan una ganancia real para los inversionistas alrededor del 5,0 por ciento, algo que no ofrecen otras economías.

«Es una tasa que no la vas a encontrar a nivel global, es un nivel bastante interesante y también te genera un atractivo para que los inversionistas no saquen su dinero de México y lo estén invirtiendo en México», indicó.

El atractivo financiero se está conjugando con la necesidad de relocalización que llevan a cabo algunas empresas globales para acercarse al mercado estadounidense, algo en lo que firmas chinas juegan un papel relevante.

De acuerdo con Gutiérrez, la cantidad de inversionistas extranjeros participando en naves industriales es muy elevada, incluso en niveles que no se habían registrado desde 1995, por el atractivo de México y su acuerdo de libre comercio con Estados Unidos.

«Para las empresas chinas, con las ventajas del acuerdo de libre comercio y la mano de obra más barata, las fábricas y los procesos industriales tienen un mejor destino en México para producir», dijo el experto.Por su parte, la directora de análisis económico financiero del Banco Base, Gabriela Siller, indicó que un peso fortalecido motiva a las empresas chinas a ofrecer más productos al hacerlos más competitivos, junto a la oportunidad que representan los lazos comerciales entre México y Estados Unidos.

Siller dijo que, hacia el cierre del año, persisten los riesgos para el crecimiento de Estados Unidos, ya que la economía de este país ha mostrado signos de debilidad y no se puede descartar el riesgo de una recesión.

«Con esto, es posible que el tipo de cambio muestre un rebote hacia el nivel de 18,0 pesos por dólar en un escenario de una recesión leve, sin mayor aversión a nivel global», explicó la experta en un reporte.

«No obstante, si sigue llegando el flujo de dólares y se sigue teniendo una buena perspectiva de México por el ‘nearshoring’ (relocalización), el peso podría seguirse apreciando para cerrar el 2024 en un nivel aproximado de 14,80 pesos por dólar», ilustró.

Para el Bank of America, el peso mexicano es «muy vulnerable» a una recesión en Estados Unidos más profunda que lo previsto, ya que esto implica presiones sobre las remesas, la cuenta corriente y podría desencadenar movimientos entre los inversionistas en busca de otras opciones.

«Todo esto sería consistente con una venta masiva significativa de pesos mexicanos y la incertidumbre interna derivada de los ciclos electorales coincidentes en Estados Unidos y México también puede agregar presión», dijo la institución en un reporte.

Más información
Relacionado

Hiperautomatización, el siguiente nivel en la toma de decisiones crediticias

La hiperautomatización se ha convertido en una de las...

Jóvenes en México: más escolarización, mismos problemas en la calidad de lo que aprenden, IBD

Comparado con Brasil, Chile, Argentina, Uruguay y Colombia, los porcentajes de estudiantes que obtienen niveles bajos en México se ubican en el nivel medio.

Cámara de Representantes de EE. UU. aprueba proyecto para revertir pausa de Biden sobre envío de armas a Israel

La Cámara de Representantes, controlada por el partido republicano

Estado de Oaxaca, símbolo de identidad indígena de México, apuesta fortalecer vínculos con China

Hombres y mujeres zapotecas del estado mexicano de Oaxaca (sur) han encontrado en la antigua poesía china una fuente de inspiración que trasciende de generación en generación