martes, febrero 7, 2023

ESPECIAL: Afán de EE. UU. por mantener hegemonía impide materialización de modelo integracionista propuesto por México

MÉXICO, 10 ene (Xinhua) — El afán de Estados Unidos por mantener su hegemonía bajo un modelo unipolar impide la materialización del modelo de integración propuesto por el actual Gobierno de México para el continente americano, consideró el especialista mexicano Jaime Tamayo.

En entrevista con Xinhua, el internacionalista y politólogo de la Universidad de Guadalajara refirió que, aun cuando el mundo ha cambiado y cada vez más países abogan por el multilateralismo y un mundo multipolar, Estados Unidos sigue acudiendo a su habitual política intervencionista cuando considera que sus intereses están en riesgo.

«Sigue habiendo esa política intervencionista, ese tipo de acciones que buscan mantener la hegemonía y el sometimiento de otros países para seguir disponiendo de sus recursos naturales y de sus mercados», afirmó Tamayo, al tiempo que subrayó que las ansias de expansión y dominio han acompañado a EE. UU. desde su surgimiento como nación independiente.

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, comentó a periodistas esta semana que planteó brevemente a su homólogo estadounidense, Joe Biden, reflexionar más sobre el bienestar de los pueblos y el respeto a sus soberanías.

Los comentarios del mandatario tuvieron lugar al recibir a Biden el domingo en el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) y viajar junto a él a la capital mexicana, en el contexto de la X Cumbre de Líderes de América del Norte (CLAN), que sesiona en México hasta el 11 de enero.

López Obrador ya había anticipado que pediría al Gobierno de Estados Unidos en la CLAN poner fin a la política intervencionista que ha seguido en los últimos 200 años con la Doctrina Monroe, un precepto que ha amparado invasiones, golpes de Estado y sanciones unilaterales para garantizar el predominio estadounidense en toda América.

«Respetar la autonomía y la autodeterminación de los pueblos, es un cambio importantísimo», dijo el presidente mexicano en una de sus habituales conferencias de prensa matutinas.

El lunes, al arrancar el encuentro bilateral México-Estados Unidos previo a la CLAN, López Obrador pidió a Biden «terminar con ese olvido, ese abandono, ese desdén hacia América Latina y el Caribe» por parte de Estados Unidos, y comenzar con «una etapa nueva entre los pueblos y naciones del continente a partir del respeto y de la ayuda mutua».

Esa nueva etapa, a juicio del presidente mexicano, debería integrar estrategias conjuntas tendentes a atender las causas estructurales de fenómenos como la desigualdad, la pobreza y la migración, que afectan a la mayor parte de las naciones del continente.

Por respuesta, el presidente de Estados Unidos no extendió ningún compromiso y aseguró que su país ha gastado en los últimos 15 años «decenas de miles de millones de dólares» en el hemisferio americano y que la responsabilidad estadounidense «no termina con el hemisferio occidental».

«Estamos en el centro de Europa, en Asia, en el Medio Oriente, en África. Ojalá pudiéramos enfocarnos solo en una región. Nos enfocamos en múltiples», subrayó, en una actitud que medios locales mexicanos identifican como evidencia de que el modelo integracionista de López Obrador no es prioritario para Washington.

En opinión de Tamayo, Estados Unidos se sigue viendo como un país guiado por el «destino manifiesto» y en el hemisferio actúa bajo el principio «América para los americanos» de la Doctrina Monroe, en el que en la comprensión práctica de los gobiernos estadounidenses América ha sido todo el continente y americanos solo los de Estados Unidos.

Sus supuestas «excepcionalidad y calidad moral superior» les permiten, al entender estadounidense, promover todo tipo de acciones en el orbe y actuar «como policías del mundo, como guías o ente superior», llevando democracia y mejores prácticas a todos lados, y velando inobjetablemente por sus intereses.

Todo ello podría explicar incluso las discrepancias comerciales entre México, Estados Unidos y Canadá que atraviesa la actual CLAN, consideró Tamayo.

El experto estimó que las divergencias entre los socios del Tratado (de libre comercio) entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), a raíz de la política energética del primero, omite que «no puede un tratado comercial estar por encima de la constitución ni de la soberanía de los países».

Pero a pesar del aparente desinterés estadounidense por un modelo integracionista como el propuesto por López Obrador, respetuoso de las soberanías y de los principios del derecho internacional como la no intervención y la igualdad jurídica entre naciones, Estados Unidos «ya no tiene el control que tenía», agregó Tamayo.

«Se ve muy claro en América Latina», donde ha tratado de recuperarlo con golpes de Estado e injerencias recientes, expuso el experto, para quien los conflictos internos en Estados Unidos debilitan la posibilidad de que este imponga sus políticas a otros países como antes.

Hay una toma de conciencia y recuperación de la lucha por la soberanía en otros países latinoamericanos, africanos, asiáticos, así como en México, lo cual «muestra un resquebrajamiento del control y la hegemonía estadounidense», añadió.

Más información
Relacionado

Recibe PJEQ certificación en Igualdad Laboral y No Discriminación

El Poder Judicial del Estado de Queretaro, recibió la...

Visado de Nómada Digital: Oportunidad de oro para trabajar remotamente desde el Mediterráneo

07 de febrero del 2023, Ciudad de México, México- Puesto...

Galardonan a Corregidora con premio “Municipio Transparente”

Recibió el municipio de Corregidora el premio nacional, “Municipio...

Presentan escultura monumental del Buey en honor a las fiestas de El Pueblito

Roberto Sosa, presidente municipal de Corregidora, llevó a cabo...