lunes, marzo 4, 2024

Conoce 3 inspiradoras historias de mujeres emprendedoras

Un emprendimiento puede nacer a partir de una necesidad personal, ya sea económica, creativa, de mercado, pero también de una incomodidad, de una sensación  de vacío, de inconformidad, de sentimientos amargos y oscuros que paradójicamente te impulsan a buscar una alternativa para moverte y cambiar tu situación de vida.

Las historias que leerás a continuación son de mujeres definitivamente fuertes, inteligentes, determinadas, con una gran visión y volcadas en su negocio, que en algún momento de sus vidas tuvieron la claridad para decir “tengo que hacer algo con esto”, “tengo un propósito” o “quiero ayudar y sé que lo que tengo le puede servir a alguien más”.

Para quien se lanza a la aventura de emprender la parte financiera es vital y para estas emprendedoras no es la excepción. Ellas comparten en exclusiva para AlquimiaPay algunas recomendaciones que les han funcionado para sacar adelante a sus marcas, su mística de trabajo y el espíritu de sus empresas.

 “Ser mujer es magia”.

Fernanda Álvarez, fundadora y directora creativa de La Funky Mexicana

“Me considero una supermujer” fue la primera frase de Fernanda, quien asegura que tiene en su mamá a un gran ejemplo e inspiración. “Siempre he sido emprendedora, a los 15 años diseñé mi primera pieza y a los 22 años tuve mi primer negocio”.

Ella es chef, diseñadora y “mamá perruna”, como ella misma lo describe: “Mi mente está llena de colores todo el tiempo”. Durante 15 años trabajó como chef, incluso vivió en Miami, en Los Angeles, tuvo su restaurante, hizo televisión, fue profesora de cocina; logró cumplir sus sueños y, sin embargo, había algo que le hacía falta. El diseño, a pesar de que no era nuevo en su vida, regresó en un momento en el que quiso reinventarse.

Después de 10 años viviendo en Estados Unidos y con una situación personal complicada, volvió a México pues extrañaba a su país y sus raíces. Un día creó un strap -al estilo Funky Mexicana- para una bolsa, pensando “esto me va a hacer regresar a mí, porque traía ansiedad, ataques de pánico de estar allá sola (en Miami)”. Cuando se dejó ver en público con su creación, la gente comenzó a pedírsela y ese fue su “momento eureka”, cuando supo que tenía algo muy importante no solo colgándole al hombro, sino una idea con propósito y con futuro.

Fernanda se describe como muy mexicana y su estilo siempre llamó la atención, entonces pensó: “Voy a crear un alter ego que sea La Funky Mexicana”, porque muy seguido le preguntaban en dónde compraba su ropa y le pedían ayuda para ideas de decoración. De ahí nació su idea de crear su exitosa cuenta en Instagram @lafunkymexicana, piezas artesanales únicas de alta calidad, elaboradas por mujeres artesanas que van desde bolsos, straps para bolsas, collares para perros, hasta ropa y piezas decorativas. “En el diseño encontré sanación, encontré protección, un estoy de vuelta en México”, confiesa la diseñadora.

 “Mis dos grandes pasiones: la cocina y el diseño y de alguna manera 

las dos profesiones están muy ligadas con la creación”

Fernanda Álvarez

Directora creativa de La Funky Mexicana

En enero del 2021, en plena pandemia, inició su travesía y hasta el día de hoy el espíritu de su marca sigue siendo 100% el mismo con el que la creó. Hoy tiene presencia en México (Cancún, Puerto Vallarta, Mérida y recientemente en su nueva tienda en Ciudad de México) y en Estados Unidos (California, Texas, Nueva York).

Gracias a su visión y disciplina financiera asegura que no le ha faltado dinero para reinvertir. Aunque, como toda empresa, ha tenido sus altas y bajas, y los aprendizajes de los momentos difíciles de su carrera como empresaria los tiene muy presentes, incluso nos regala un decálogo para quienes buscan emprender:

  1. Haz lo que puedas con lo que tengas, es la regla número 1.
  2. Siempre hay que tener dinero guardado.
  3. Nunca hay que tocar el dinero de lo que vas a invertir.
  4.  Ten una cuenta personal separada de la empresarial.
  5.  Paga tus impuestos.
  6.  Hay que tener side businesses para mantenerte.
  7.  No puedes emprender si no tienes una idea segura y sólida, es pieza clave.
  8. En la venta en línea me ha funcionado mucho vender sobre pedido, creo que para negocios chicos es básico.
  9. Es muy importante conseguir buenos aliados.
  10. Jamás pongo una pieza afuera si yo no la compraría con la calidad que la compraría.

Para la diseñadora “la mujer de negocios actual debe ser libre, que no dependa de nadie, que tenga libertad financiera, que sea libre de alma y espíritu para poder tomar decisiones”.

Conformar a su equipo de trabajo también ha tenido desde su origen una mística muy especial: “Mis artesanas no trabajan para mí, trabajamos juntas. Busco en mi equipo de trabajo primero que sean mujeres, porque para mí ser mujer es magia, que sean sensibles, tengo que tener un entendimiento con ellas de corazón, personas que me cuestionen y que estén dispuestas a aprender, eso me gusta, que me sorprendan, no que siempre estén esperando que yo les diga qué hacer; me gusta la gente proactiva, que compartan valores: honestas, trabajadoras, porque es lo que yo soy, conmigo dalo todo”, concluye Fernanda, quien busca llegar a todo el mundo con su marca, romper estigmas y seguir creciendo su mercado.

“No hay que tener miedo a preguntar”.

Laura Santolaya, creadora de P8ladas

Humorista gráfica, ilustradora, blogger, consultora de Marketing y Comunicación y como ella misma dice: “por la noche me convierto en autora de cómic y novela”, todo ello habla de quién es Laura Santolaya, una creativa española, originaria de Pamplona, creadora de la simpática, irónica y ocurrente P8ladas.

Si bien se identifica a sí misma como curiosa, inquieta, hiperactiva, artista, creadora de contenido, rebelde, inconforme, además de perfeccionista y alegre, no cree caber en una sola definición, sobre todo “cuando estás en evolución constante”. 

“Cuando me abrí un Fotolog en 2006 tuve que buscar un nombre de usuario y ‘pochola’ era como me llamaba cariñosamente mi abuela materna. Es una expresión que se usa en el Norte de España. Uní esa palabra con mi obsesión por el número ocho y voilà”, cuenta para AlquimiaPay la exitosa humorista.

Originalmente, su personaje nace por una necesidad de desahogar las situaciones que le sucedían en su trabajo y sus historias laborales, contadas con ironía, las describía en un blog firmadas con ese particular seudónimo que la protegía de su verdadera identidad. Hoy, al paso del tiempo, ha cambiado el espíritu de su personaje: “ahora P8ladas es más independiente. Antes me escudaba en el personaje para decir lo que yo no me atrevía, ahora piensa, dice y actúa como alguien con personalidad propia”. 

En sus múltiples facetas profesionales, Laura encuentra inspiración en un mosaico de vida: en sus amigas, su familia, las situaciones que vive, su trabajo, la misma gente que se encuentra en las calles, los libros, las canciones y series. Y claramente se refleja en el carácter de esa chica sagaz cuyo mundo es la web; con un gran tino, perspicacia y una multiplicidad de historias, recrea situaciones que viven las treintañeras -y cualquier mujer en la edad adulta-, las eleva a un nivel expresivo directo, hilarante y lleno de humor cáustico y mordaz.

Para quien emprende, la simple idea puede resultar un proceso atemorizante, complejo, desde “qué hago, por dónde comienzo, a quién acudo”… En su faceta de emprendedora, Laura lo ha tenido claro: “Cuando el proyecto es personal te sale de manera más fácil, pero no hay nada como preguntar a amigos, a compañeros o a gente que ha pasado por lo que tú estás pasando. Siempre me ha ayudado mucho rodearme de buena gente”. Si hubo algo que en algún momento se le dificultó, aprendió la lección: “No hay que tener miedo a preguntar”.

“¡A la mierda! siempre ha sido mi frase más utilizada a la hora de tomar las decisiones más importantes de mi vida”

Laura Santolaya

P8ladas

Su carrera como emprendedora no ha estado exenta de momentos complicados, pero su enfoque ha sido claro cuando un proyecto no va bien: “Sigo, sigo y sigo. Nunca abandono un proyecto por mucho que me cueste. Soy una persona bastante tenaz y constante (y algo cabezota también)” y continúa, “el proyecto más difícil en el que he trabajado fue en mi primera novela, ‘Bomba de Humo’, que salió en junio de 2022. Pasé por un momento personal complicado y me siento muy orgullosa de haberla sacado adelante. Dedicarse al humor es genial porque cuando me ocurre algo, en lugar de ver un drama y pensar ‘menuda tragedia’, pienso: ‘menuda tragedia, ¿cómo puedo explotarlo para que la gente se ría y monetizarlo?’”. 

Y no es que las ganancias la motiven de inicio, “hay proyectos que he hecho que no me han compensado económicamente en cuanto a esfuerzo, pero sí lo ha hecho el cariño de la gente”. Y así lo comprueban sus casi 300 mil seguidores en Instagram (@p8ladas), más de 17 mil en Twitter y 70 mil en Facebook.

En el tema financiero Laura siempre ha buscado asesoramiento, pues es fundamental dejarlo en manos de especialistas y su recomendación financiera la resume en una frase clave: “Aprovecha tu dinero mientras lo tengas”.

Ante la pregunta de cómo cree que deba ser la mujer de negocios actual, asegura: “No creo que se pueda generalizar, ni que haya un estereotipo, precisamente en la diversidad está la riqueza”, sin embargo, tiene claro que el miedo, la frustración y la culpa son barreras bastante comunes que se imponen las mujeres. Su reflexión para quienes quieren emprender, pero no se han decidido es contundente: “No se castiguen. No hay que torturarse por no poder con todo, el desequilibrio forma parte de una vida equilibrada”.

Este 2023 Laura publicará su segunda novela y la espera con gran ilusión.

 “Quiero que las personas brillen”.

Yolí Sánchez Neyoy, coach de carrera y empleabilidad, fundadora de YSN Coaching

Hay veces que las ideas de negocio surgen en los momentos menos pensados. Tal fue el caso de Yolí Sánchez Neyoy, coach de carrera y empleabilidad (@ysncoaching) y creadora del programa “Domina la búsqueda de empleo”. 

Mientras estaba en un trabajo “normal” donde se sentía insatisfecha, una amiga le pidió que la ayudara a preparar una entrevista laboral, gracias a su experiencia en recursos humanos y reclutamiento le dio un par de sesiones muy efectivas y su amiga le dijo “deberías cobrar por esto”; fue en ese momento que Yolí se dijo a sí misma: “¿Por qué no?” 

“No empecé lanzando mi marca, empecé diciéndole a la gente, oye doy estas asesorías y si sabes de alguien, estoy empezando, te prometo que los dejo contentos y doy buen precio. Y creo que empezar por vender fue un acierto, en parte motivado por mi urgencia interna de moverme, pero sí le recomendaría a todas las personas que en cuanto sientan que tienen algo de valor que aportar, empiecen a vender”, cuenta para AlquimiaPay.

La necesidad es un gran motor cuando quieres crear un negocio y en el caso de Yolí fue la claridad que tenía sobre cómo quería que fuera su vida y seguir en el mundo corporativo ya no estaba en sus planes. Entre algunas cualidades que la impulsaron para cambiar su rumbo profesional están el hecho de ser “una buena mentora: conocimiento de la materia, capacidad de explicar conceptos complejos de distintas maneras, capacidad de dar feedback… haber cursado una maestría con personas que yo admiraba y darme cuenta que mi razonamiento no estaba tan mal, me dio la confianza de saber que si ellos podían sacar sus retos, tal vez yo no tendría la respuesta a todo inmediatamente, pero sí la capacidad de resolver problemas, un poco una actitud de cómo chingados no”.

En el camino aprendió nuevas habilidades, pues el proceso de búsqueda de empleo de las personas resultó ser más emocional de lo que se imaginaba, y del mentoring pasó al coaching para ayudar en la transformación interna de sus clientes y a resolver sus dificultades; así se fue profesionalizando.

Como experta en diseño de carrera, job search, crecimiento y liderazgo, Yolí continúa en su proceso de consolidar su empresa; con respecto a desarrollar la metodología “es comenzar a sistematizar, ordenar y homologar el trabajo que hago en sesiones individuales con clientes para crear mi propia ‘receta’ y empezar a escalar, delegar, registrar, etcétera. En ese paso estoy ahorita, y veo que lo siguiente es empezar a atraer el talento correcto que me ayude a despegar con confianza. Me queda claro que en mi caso este es tanto un trabajo personal conmigo de soltar, como la tarea de ir a buscar, filtrar, contratar talento, además de encontrar una estructura organizacional que funcione”.

A 4 años de haber creado YSNCoaching, su empresa de mentoría de empleabilidad, está segura de que “tiene el mismo espíritu (que al inicio), porque siempre me ha gustado ayudar a la gente, es algo presente a lo largo de toda mi carrera profesional en ámbitos muy diferentes a éste, pero sí creo que he podido profundizar mucho más y ahora puedo explicar mucho mejor la razón de ser de mi proyecto… ahora ya puedo articular mucho mejor que lo que quiero es que las personas brillen en y estén enamoradas de su carrera y que les ayude a vivir vidas felices, tengo ya muy claro cuáles son los componentes de esa felicidad y qué pasos debe seguir una persona para juntarlos”.

“Cuando busco la forma de monetizar algo, es porque sé que aporta valor, que hay mercado y que está bien hecho. Aunque sea perfectible” 

Yolí Sánchez

Coach de carrera y empleabilidad

Para Yolí, el éxito significa varias cosas, “una de ellas es hacer lo que quieres, como quieres, con quien quieres, otra es caerme bien a mí misma y otra es que me guste el ‘futuro de mi presente’. Creo que para yo saber si estoy siendo exitosa, revisaría las tres definiciones y las tres tendrían que cumplirse”.

Entre las grandes satisfacciones de crear su propia marca está “definitivamente ser dueña de mi tiempo… el reto intelectual de crear, comunicar, vender y operar algo es muy interesante y se requiere mucha creatividad”.

Su mensaje es claro para quienes quieran emprender: “El punto es emprende en algo que sepas hacer (o ten mucha paciencia en lo que aprendes), decídete a no dar vuelta atrás. Aunque sea un side gig, no lo veas como opcional o ‘abandonable’ y no esperes a tener todo resuelto (¡hoy no lo tengo!), sino a estar cómodo con la idea de que deberás ir resolviendo sobre la marcha y está bien. Querer anticipar y resolver problemas que aún no se presentan es la receta para la parálisis por análisis”.

En un par de puntos resume sus recomendaciones:

1. Trabajen sus miedos con compasión pero con firmeza y si están atoradas, pidan ayuda (soy coach, guiño guiño).

2. Pongan metas semanales, aunque sean muy pequeñas y hagan un check-in frecuente, porque gota a gota se llena la cubeta. Esto de emprender es acción sostenida a largo plazo, un maratón, no son sprints de “trabajo cuando tenga inspiración” o “trabajo cuando resuelva X”. A veces resolver X ES el trabajo y la inspiración es una fuente de energía muy poco confiable.

En el tema financiero no se complica: “Ayuda que en mi modelo de negocio no hay inventarios, hay poca nómina y es fácil hacer bien la cobranza y no doy crédito. De hecho, es algo que cuando estaba pensando qué hacer sí me puse como condición, el negocio que yo empiece tiene que cobrar por adelantado, no requerir capital de trabajo importante (¡te sorprendería lo que pago al año por apps, software, etcétera, que requiero para operar!), tener ciclo de cobranza positivo. No quería un negocio donde todo el tema financiero fuera central, al principio”. 

Yolí busca crecer el alcance de su marca, pero con un propósito clave: “Quiero que lo que desarrollemos sea referencia en el campo de salud mental, psicología de la felicidad y desarrollo profesional”.

Más información
Relacionado

Rompe Santos la Buena Racha de Gallos: 0-1

La única anotación de Harold Preciado al minuto 76...

Entusiasmo – Jorge Cupido

Oímos mucho de la palabra “entusiasmo”, pero poco sabemos de su origen y significado inicial, y es algo que nos puede beneficiar en mucho. Descúbrelo en nuestro artículo dominical “Entusiasmo”.

Se vislumbra una nueva era – Teresita Balderas y Rico

Durante la segunda mitad del siglo XX y lo...

Mujer que habla, voz que arde – María Antonieta

Aunque no soy hombre, al menos he vivido algo...