24Integrantes de la Comisión de Educación, que preside el senador Juan Carlos Romero Hicks, analizaron con el titular de la SEP, Aurelio Nuño Mayer, el nuevo modelo educativo que presentó la dependencia federal. 

En el encuentro, Romero Hicks reconoció que el nuevo modelo no es un ejercicio improvisado o coyuntural, “sino el alma y corazón de la reforma educativa”, pero lamentablemente se prevén tres años para su implementación.

El legislador de Acción Nacional señaló que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación mantiene su estatus de un poder fáctico en la administración del Sistema Educativo y toma decisiones que no le corresponden.

Además, cuestionó al funcionario si se están asignando plazas fuera de la ley, pagando salarios no devengados, moviendo las listas de prelación, si a quienes han faltado más de tres días consecutivos se les ha atendido de manera diferente “y si esto es para resarcir el daño de Nochixtlán”.

Hizo un llamado para establecer una coordinación integral, pues “no quisiera que en México se dijera que el palacio de Bucareli ya claudicó, o que claudicamos en la construcción de una reforma que es de todos y que tiene muchas páginas por escribir”.

Enfatizó que lo que mueve a la reforma educativa es el interés superior de la niñez y en este sentido, “todos los demás derechos tienen que armonizarse: los derechos de libertad de tránsito, de acceso a la libertad de movilidad, entre otros”.