martes, febrero 27, 2024

Amaranto, un «superalimento» ancestral mexicano que sobrevive al mundo actual

Por Carina López y Pool Contreras
MÉXICO/Xinhua

Desde hace cuatro generaciones, la familia del mexicano Gael Franco Mondragón se dedica a la producción del amaranto, una semilla nativa de México que es considerada un «superalimento» ya que contiene más proteínas que el maíz, el arroz y el trigo.

En el pueblo originario de Tulyehualco, que se localiza entre el lago de Xochimilco y las faldas del volcán Teuhtli, en la Ciudad de México, los Franco Mondragón han logrado revitalizar la producción y comercialización del amaranto, sin dejar de lado sus raíces indígenas. «Desde hace tres o cuatro generaciones antes de mí, mis abuelos venían sembrando el amaranto.

Antes, no había esa comercialización, sembraban el amaranto porque fue un cultivo que se perdió desde la época de los aztecas; entonces, ellos le empezaron a dar continuidad y mi abuelo fue el que empezó esta parte de comercialización del amaranto», contó Franco a Xinhua.

El amaranto es uno de los cultivos más antiguos de Mesoamérica, el grano se domesticó en América hace más de 4.000 años por culturas precolombinas. Era consumido por los guerreros aztecas para incrementar su fuerza y lo consideraban sagrado porque resistía las sequías.

Sin embargo, la producción de amaranto disminuyó drásticamente después de la Conquista española, entre 1577 y 1890, pues su consumo era casi nulo debido a su uso ritual, que los españoles no aprobaban.

«Realmente, el amaranto significa mucho para nosotros. Mi abuelo básicamente apostó la mayoría de su vida en sembrar el amaranto por los beneficios que trae la semilla, la planta y, realmente, toda mi familia se dedica a eso porque es un sustento y es el futuro de la alimentación aquí en México», afirmó Franco.

Asimismo, el productor recordó que sus antepasados fueron los pioneros en hacer las barras de amaranto y añadir algunos otros elementos para hacer más atractiva a la semilla. «Él sembraba y empezó a dar los primeros pasos para poder hacer las barras de amaranto, así como todos los productos que tenemos aquí.

Mi papá ya fue el que lo industrializó y, ahorita, yo soy el que continúa con esa parte», refirió. De acuerdo con el agricultor, su negocio empezó a despuntar tras ingresar al programa gubernamental «Sembrando Vida», en el que se otorgan apoyos económicos y en especie a personas que habitan en zonas rurales. «Nosotros lo que hacemos es desde la semilla.

Vamos hacia Xochimilco a sembrarla en el chapín (técnica de siembra ancestral) y, una vez que la planta ya está grandecita, pasamos aquí al Teuhtli a sembrarla», abundó Franco. Después, con el apoyo del programa gubernamental «Sembrando Vida», Gael y su familia cosechan el amaranto y lo pasan al proceso de reventado que es el cereal que se comercializa. Una vez que se tiene el cereal, dijo, es cuando ocurre la parte de la transformación que es hacer todos los productos que se venden con gran éxito en distintas partes de México y el mundo.

«Hace algunos años, dimos una prueba de mercado para España por la parte de Europa y, ahorita, estamos con esa parte de comercializarlo ya fuera de México, en Estados Unidos, en Colombia, en ese tipo de países», comentó.

El joven consideró que la industria amarantera ha ido cambiando con el paso del tiempo; sin embargo, ha logrado sobrevivir a la modernidad a través de la optimización de los procesos y de la introducción de nuevos elementos como el chocolate y los frutos secos a sus productos.

«Nosotros manejamos churros de amaranto, hojuelas, cereal natural para los licuados, granolas, barras de amaranto, barras de miel, obleas, galletas y pan», detalló. Además de ser una planta hermosa debido a sus brillantes colores amarillos, violetas y rojos intensos, el amaranto también aporta importantes beneficios a la salud de sus consumidores.

«Es muy bueno para el calcio de los huesos, tiene un poquito más de calcio que la leche, tiene muchos aminoácidos y vitaminas, que nos pueden ayudar para el crecimiento y, sobre todo, el cereal natural. Este (último) sí ayuda muchísimo para, por ejemplo, enfermedades como diabetes. Es un cereal que sí compite con otros en calidad de nutrimentos», destacó.

El cereal aporta, también, vitaminas A, B, C, B1, B2 y B3, ácido fólico, calcio hierro y fósforo, y es una fuente rica en aminoácidos como la lisina. El amaranto destaca también por su bajo impacto ambiental, ya que puede ser cultivado en cualquier lugar sin requerir mucha agua e, incluso, en condiciones de sequía.

En su oportunidad, Abraham Fernández Sánchez, director de Producción Sustentable en la Comisión de Recursos Naturales y Desarrollo Rural de la Ciudad de México, dijo a Xinhua que la oficina a su cargo busca fomentar el cultivo de esta semilla a través de la capacitación de agricultores de la zona rural.

Los productores, agregó Fernández, cuentan con apoyos económicos y con asistencia para que vayan incorporando acciones técnicas que les permitan facilitar todos los esquemas productivos.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), el amaranto es considerado como el «mejor alimento de origen vegetal para el consumo humano» por su alto valor nutricional.

Más información
Relacionado

Crisis hídrica en México requiere acciones urgentes: Lupita Murguía

“Debemos cuidar el recurso humano más importante que tenemos:...

Nacionalizan empresa exportadora de sal

En el municipio de Mulegé, Baja California Sur, el...

China se opone a sanciones de la UE contra empresas chinas a causa de Rusia

China expresó hoy lunes su firme oposición a la decisión de la Unión Europea (UE) de incluir a cuatro empresas chinas en una lista

52% de empresas en México ha adoptado tecnología innovadora en los últimos años

Hubspot, la plataforma líder de CRM, se dio a...