Entrevista a Andrea Avendaño, el arte en la sangre

Posted on septiembre 05, 2021, 9:42 am
8 mins

Andrea Avendaño Macedo, aunque es conocida por ser la Secretaria de Cultura del Municipio de Querétaro, es una mujer con gran pasión por lo que hace, con otras facetas que ama y que la describen como: artista, profesora y orgullosamente servidora pública.

Licenciada en Artes Visuales, Maestra en Estudios de Arte Moderno y con diplomados en Filosofía, ha incursionado en la pintura y ha fungido como docente en el Instituto Cinco de Mayo y, posteriormente, en la Facultad de Bellas Artes, antes de llegar a su actual puesto.

El arte en la sangre

El amor por el arte de Andrea Avendaño nace “como todos los amores, a primera vista”. Comenta que, en sus primeros recuerdos de la infancia, tiene en mente una habitación, un escritorio gris al centro de la pared, sobre él, vasos con pinceles, un bastidor, tubos de pigmento apachurrados, el olor a linaza, y a su madre sentada, pintando. 

Nunca tuvo dudas de que el arte sería parte importante de su vida, “desde ciernes me ha acompañado la sensación de contar con el arte para no morir de la verdad”. A sus trece años, su papá le regaló su primera enciclopedia de arte, y de él se sirvió para realizar dos cuadros al pastel, dos bodegones, copias de Zurbarán y Caravaggio. 

No había una sola de mis libretas de la escuela que, entre sumas, oraciones o mapas, no tuviera un dibujo

La docencia

Desde que era adolescente tuvo claro que quería ser maestra y también artista, por lo que estudió el bachillerato pedagógico y después, en la Universidad Autónoma de Querétaro, Artes Visuales. Conforme avanzaba en sus estudios de licenciatura, el gusto manifiesto por la pintura y por la historia del arte, le hizo tomar la decisión de estudiar la maestría en Estudios de Arte Moderno y Contemporáneo.

Curiosamente, antes de estudiar la maestría, tuvo la oportunidad de suplir a un compañero que daba la materia de arte en el Instituto Cinco de Mayo. Recién egresada, con 23 años, fue maestra de 90 jóvenes de secundaria. 

Me pareció una experiencia increíble; la directora de la escuela, la Madre Tere, una persona tan bella, me dio la libertad de no solo dar técnicas pictóricas, sino también historia del arte. Fue una etapa que recuerdo con muchísimo cariño. Fue en ese momento cuando, como una revelación, supe que esa comunión mágica que se establece en el aula le daba -y le sigue dando- sentido a mi vida

A la Mtra. Avendaño le gusta enseñar, porque le gusta aprender. Desde que empezó como docente se ha encontrado con alumnos que se salen de lo común, que la retan (en el sentido positivo) y le inyectan ganas de seguir buscando respuestas. 

Me mueve mucho cómo el arte y la creación nos transforma como personas, y ver lo que algún alumno es capaz de lograr, es una de las mejores satisfacciones que tengo en mi vida”. 

En el Servicio Público

Mi pasión al trabajo y al servicio público proviene de mi abuelo materno y de mi padre, que fueron funcionarios públicos

Cuando se le presentó la oportunidad de integrarse al equipo de Luis Bernardo Nava, la Mtra. Andrea no dudó en apoyarlo, porque el trabajar en beneficio de la sociedad siempre lo entendió como un privilegio y una enorme responsabilidad. Y una vez llegado el reto de estar frente a la Secretaría de Cultura, unos de sus objetivos fueron:

  • Entender la cultura como un derecho y bien común para toda la sociedad, siendo la cultura una manifestación de la vida diaria que nos brinda identidad, valor, pertenencia, y nos posibilita proyección al futuro. 
  • Buscar que la memoria de un municipio tan importante, en su historia, en sus tradiciones, en su cultura y en su diversidad, permanezca viva: el diálogo con el pasado es necesario para construir futuro. 
  • Impulsar y hacer visibles los activos y valores culturales de las siete delegaciones que conforman la riqueza de nuestro municipio, y con ello facilitar el acceso de la población a las manifestaciones artísticas en su entorno más cercano.

Las buenas experiencias

Para la Mtra. Avendaño, ser servidora pública es un trabajo noble que le permite poner esfuerzo, conocimiento y pasión al servicio de los demás. Asimismo, le ha posibilitado seguir conociendo muchos rincones, colonias y barrios de las siete delegaciones del municipio, y generar actividades para cada una de ellas.  

Ha disfrutado de trabajar en los diferentes espacios con los que cuenta la Secretaría (casas de cultura, bibliotecas, museos, galerías, cineteca y teatros) y de las actividades especiales dirigidas a todas las delegaciones, contando con gran participación social (Danza para todos, Contando historias de mi barrio, Letras Vivas, Cineteca en tu calle y los festivales virtuales), que le han confirmado que la diversidad cultural del municipio es amplia.

Echar mano de la creatividad como uno de los insumos principales en todas las actividades ha sido de lo más disfrutable

De manera personal compartió que una de sus experiencias más significativas tuvo lugar durante los festivales de Pascua y Aniversario por la ciudad (nombrado Maxei, haciendo referencia a Querétaro en hñöhñö), se mandó hacer la palabra ‘MAXEI’ en fibra de vidrio (para ubicarse en la explanada del templo de la Santísima Cruz de los milagros). La noche previa a que iniciara el festival fue colocada cada letra; ya había quebrado el día y, mientras las mujeres de la comunidad otomí atendían sus puestos, sus niñas corrían y jugaban aventando lucecitas de colores, una de ellas, haciendo una pausa a su juego, caminó hacia el letrero gritándole a su mamá con un tono de asombro “¡mira, mamá, Maxei! ¡Maxei!”, la gente cercana al escuchar la vocecita de la niña le preguntó “¿qué es maxei?”, y ella respondió con tono de obviedad, “pues… Querétaro”.