La universalidad de la caridad

Posted on marzo 31, 2021, 1:35 pm
6 mins

Son los tiempos difíciles, no para individuo, sino para la sociedad, los que no sólo dan la oportunidad de retribuir la buena fortuna personal y financiera, también dan un sentido de responsabilidad social hacia las personas que han encontrado mayores dificultades a la hora de tener una estabilidad laboral o financiera. La pandemia que se está viviendo alrededor del mundo es un momento en que se pueden observar grandes y pequeños gestos que, sin importar su tamaño, siempre tendrán la ocasión de llevar un poco de felicidad, alegría o, incluso, alivio a todos aquellos que necesitan de una mano para poder seguir con su día a día.

El pasado sábado 27 de marzo, en la Iglesia Cristiana Hanin (ubicada en la zona del Grajenal, cerca del Salitre) se dio muestra de un gran sentido de comunidad con base en la caridad, el humanismo y el servicio social. Fue la cuarta ocasión en que se unieron varias empresas coreanas para apoyar a las familias de la zona con una despensa muy completa, que contenía más de 10 insumos básicos, incluyendo hasta un aguinaldo para los más pequeños. Siendo testigo y promotor de la vinculación de las empresas coreanas con la sociedad queretana de bajos recursos, el presidente del COMCE Querétaro AC, Ricardo Zaldumbide Ceceña.

No hay fronteras ni individualismos en la caridad

El inicio

El 2 de noviembre del 2002 Querétaro se convirtió en una de las casas de la Iglesia Coreana Hanin, siendo sus fundadores los señores Young Kun Kim, Eui-Hoi Kim y el pastor Wan Gul Jo. 

Hace 11 compraron el terreno en la comunidad del Grajenal y, desde ese tiempo, con recursos propios han desarrollado y acrecentado su centro comunitario, en el que han ofrecido clases de coreano todos los sábados (actividad que esperan retomar una vez que la pandemia haya concluido), se ofician misas matutinas todos los días, abiertas para todo aquel que desee escuchar, y que ha sido sede de las cuatro entregas de despensas que se han realizado en estos dos años.

Un acto de hermandad y bondad

Para llevar a cabo esta entrega caritativa se conjugaron el Pastor Daniel Seo y las empresas coreanas socialmente responsables Kukjae (dedicada a la fabricación de calcetines), Young chem (dedicada a la inyección de plásticos, siendo el CEO el Sr. Eui-Hoi KIm), Evada (comedor industrial), Hyt (comedor industrial) y A-Mart (una tienda coreana), entidades que donaron todos los insumos; así como  el delegado de la comunidad, el Sr. José Alfonso Jonathan, y el Pastor de la Iglesia Oasis, quienes ayudaron a identificar y registrar a todos los que estuvieran en necesidad de recibir una despensa, siempre tratando de evitar una duplicidad en la entrega en una misma familia. 

Cerca de 30 personas (entre las empresas, los líderes sociales y voluntarios) se unieron para realizar esta ardua y gratificante misión de ayudar al prójimo en sus tiempos difíciles. Obra que, como ya se ha mencionado, tiene tres precedentes, todos realizados en 2020, que conjugaron a todas estas personas para entregar una suma aproximada de 1,200 despensas donadas a la comunidad hasta la fecha.

Estos extraordinarios resultados son ejemplo de que la unión, la caridad, el servicio social, la hermandad y la buena organización, borran las barreras idiomáticas, de nacionalismo egoísta y de avaricia, trayendo en cambio una gran unidad, grandes fortalezas y una sinergia positiva para apoyar al prójimo. 

Siempre al pendiente

No conformes con estos maravillosos resultados, los empresarios coreanos y el Pastor Daniel desean expandir más ese tipo de eventos caritativos para poder a más personas de la comunidad que los ha recibido, y están haciendo lo posible para apoyar a la comunidad con su necesidad más sentida, que es el conseguir un terreno para construir una escuela que abarque los niveles prescolar, primaria y secundaria, porque la oferta educativa que se ofrece en el Salitre, la colona más cercana, no es suficiente y puede ser de difícil acceso debido a las distancias. 

El Sr. José, delegado de la comunidad y presidente de la asociación de colonos de la misma, expresó el agradecimiento de sus conciudadanos por todo lo que les han dado las empresas coreanas, pues declara que el apoyo del gobierno hacia ellos, en estos tiempos de pandemia, fue poco (debido a que son personas que no tienen los medios para hacer sus trámites por medio de internet o desconocen cómo realizarlos), por lo que estas despensas han sido de gran ayuda y, sin duda, de consuelo para muchos padres y madres de familia, así como para los adultos mayores que deben velar por sí mismos. Y, sin duda, su apoyo para traer una entidad educativa más cercana a la comunidad será algo altamente apreciable.