Entrevista a Pilar Fernández Campos, pintora y diseñadora gráfica

Posted on marzo 08, 2021, 1:43 am
3 mins

Pilar Fernández es una pintora y diseñadora gráfica que radica en Roma, pero es una queretana de nacimiento y corazón. En conmemoración del Día de la Mujer, Punto Bajío se acercó a esta increíble persona para conocer un poco sobre su trayectoria. 

Desde muy joven, Pilar Fernández fue una apasionada por las artes manuales, atrayéndole especialmente la pintura, porque las formas y los colores que observaba en el ambiente siempre le atraían. Con esa fascinación y encanto por las imágenes, decidió estudiar la licenciatura de Diseño Gráfico en la UDEM, Universidad De Monterrey, porque le ofrecía todo lo que le interesaba: la síntesis de las formas, los colores, los signos y sus múltiples aplicaciones.

Ese tiempo que estuvo en Monterrey fue un periodo que describe como intenso, pero muy enriquecedor, sobre todo en la parte humana. Cuando terminó su carrera, regresó a Querétaro, donde colaboró en el Centro de Estudios Tecnológicos de Artes Gráficas Mexicano – Italiano (en el Ex-convento de Santa Rosa de Viterbo), una experiencia formidable que duró varios años. 

Asimismo, la Lic. Pilar tuvo la oportunidad de frecuentar el Instituto de Bellas Artes, gracias a la invitación del Maestro Agustín Rivera, quien le enseñó a valorar, por medio de la fotografía, las maravillas y la belleza de la Sierra Queretana. 

Tiempo después, aprovechando que había estudiado el idioma italiano en la Universidad Autónoma de Querétaro, no perdió la oportunidad dirigirse hacia Italia (país de nacimiento de Leonardo Da Vinci, Miguel Ángel, Sandro Botticelli, entre otros grandes artistas), para aprender y trabajar en un nuevo entorno. Ya en el país europeo, los estudios de especialización en industria gráfica publicitaria y médicos de comunicación, aplicados al arte, se le dieron con facilidad y pudo seguir trabajando como pintora y diseñadora gráfica. 

Actualmente, la Lic. Pilar lleva más de tres décadas viviendo felizmente en Italia, junto a su esposo Bruno y su hija Alessandra. En todo ese tiempo ha podido emprender, con entusiasmo, diferentes proyectos en el campo gráfico y, sobre todo, en estudios del desarrollo femenino como leadership en el mundo de la globalización, donde -comenta-las oportunidades son infinitas.