El Bosco – El Jardín de las delicias I Parte

Posted on octubre 25, 2020, 11:58 am
4 mins

El Bosco se presenta en una época que algunos denominan gótico tardío o prerrenacimiento, cuando el arte buscaba más armonía y más brillantez, en cambio el Bosco no sigue esta línea toda vez que sus obras cuyos temas morales, religiosos se expresan de forma sarcástica a través de figuras grotescas.

El Bosco vive en una época de transición en que la herejía, la fe, la alquimia, la brujería, exotismo, lo demoniaco y la religión son elementos constantes que influyen directamente en la visión del artista y que luego plasmara en sus obras.

Y es que definitivamente lo que deja el Bosco no son sus obras, no es su pensamiento o los temas que plasma en sus lienzos, es la búsqueda del conocimiento que hizo en vida. El Bosco, fue un pintor que tuvo grandes inquietudes espirituales, fue un hombre enigmático que tuvo una búsqueda exacerbada en la alquimia y un gran creyente de Dios.

1490 – 1500. Grisalla, Óleo sobre tabla de madera de roble

Si miramos de frente este maravilloso tríptico que se alberga en el Museo de Prado en Madrid, España. Podremos observar seres grotescos, elementos vastamente naturales, garras, cuernos, demonios, personas amándose, personas siendo devoradas por sus demonios, como una lectura psicológica y religiosa del destino de la humanidad.

El Bosco creo un universo monstruoso para mostrar un mundo corrompido en donde a cada vicio se le atribuye un castigo que acometen seres monstruosos, en el siglo XVI se le conocía como un pintor de demonios y cosas fantásticas estrambóticas, lo cierto es que es un artista extraordinario, gran inventor y que reinventa los contratos iconográficos que se celebraban en su época. Determinado, místico y con una creatividad que nos hace cuestionarnos: ¿estuvo inspirado por la fe y la mística religiosa? O ¿su creatividad e inspiración es producto del misticismo oculto que rompió con la vigencia artística de esos años?

La obra se compone de tres paneles, el panel izquierdo, panel central y panel derecho. A cada uno de estos paneles Se le describe, en este orden, como: El cielo, La tierra y el Infierno, este mes estará dedicado a esta gran obra y a sus tres universos, el próximo número haré una investigación y análisis del panel izquierdo y analizaremos juntos el mensaje misterioso que el Bosco nos dejó en sus obras.

Deseo aclarar que existen muchas interpretaciones de la obra, para mí una de las místicas y reveladoras que nos ofrece el mundo del arte. Porque el Bosco no se puede conocer de un solo bocado, debe degustarse poco a poco.

Se viene el día de muertos, por favor hagan su instalación en casa para sus altares, paras sus difuntos, para quienes nos abren paso a la transición, también es una obra de arte, pues todo objeto al que se le puede dar un valor espiritual y trascendental ya es una obra de arte en si.

Por: Esmeralda Neresis

Licenciada en Administración de Empresas, Pintora, Docente en Artes plásticas y Terapeuta enfocada en terapia familiar y prevención del suicidio

Contacto: esmeralda.neresis@gmail.com