El círculo mágico

Posted on agosto 23, 2020, 10:34 am
3 mins

John William Waterhouse fue un pintor británico. Hijo de artistas, sus comienzos como pintor estuvieron influidos por el neoclasicismo victoriano. En la fase siguiente, se convierte en un pintor prerrafaelita.

Los secretos de la alquimia y la magia por años han levantado la curiosidad de sociedades enteras. 

Cuando era chica, solía caminar cuatro calles por el barrio del Tepetate, para poder visitar a mi abuela Chucha, ella tuvo 12 hijos, era una mujer muy bella, de mediana estatura y conocida en el barrio como “ La güera” o “la gitana” ella solía leer las cartas y trabajaba con la herbolaria. 

Cuando llegaba a su casa olía a incienso y loción de siete machos, ella decía que de esa forma se purificaba el ambiente de las malas vibras. Muchas veces cuando yo llegaba ya había una fila de clientes esperando ser recibidos por ellas. 

Hacía curaciones y sortilegios de todo tipo, era una mujer muy sabia, yo la recuerdo viejita todo el tiempo , no recuerdo entristecerme por el paso de sus años, yo la admiraba. Se coronaba de conocimientos ancestrales y consejos, no solo eso, era amable y le daba de comer a vagabundos y locos de la zona. 

La obra de Waterhouse me muestra mujeres temibles, bellas, poderosas y sabías, hechiceras, como mi abuela. 

Perdón querido lector, pero cuando estudio esta obra no puedo evitar recordarla a ella y tampoco puedo evitar una lágrima traidora. 

La temática de los cuadros de John William Waterhouse cambia por esta época, acercándose a la temática de la hermandad pre-rafaelista (aunque él nunca llegue a formar parte de tal hermandad), siendo sus temáticas ahora la mitología griega y las leyendas medievales, así como las obras de Shakespeare, aunque sin abandonar del todo las temáticas de la antigua Roma. Y de entre estas nuevas temáticas, Waterhouse siente fascinación por las hechiceras y magas, por lo que “El círculo mágico”, de 1886, sin ser la representación de una maga concreta, es un buen antecedente de las obras que veremos posteriormente en su carrera.

Les dejo esta bella imagen del pintor mago, hechicero, yo seguiré dando sorbos a mi café mientras regreso al comedor de mi abuela y a mi infancia junto a ella.

Por:

Esmeralda Neresis 

Artista & Terapeuta