Mayra Dávila – Por las causas justas

Posted on agosto 02, 2020, 5:32 am
7 mins

Mayra Dávila es una de las personas que demuestra que los títulos y los logros no vienen sin dificultades, obstáculos o tropiezos, pero siempre llegan de la mano de las oportunidades tomadas, de los esfuerzos realizados y de la buena compañía. Mayra es licenciada en derecho, licenciada en ciencia política y administración pública, multicampeona estatal y nacional en concursos de oratoria, integrante del Foro Nacional de Oradores José Muñoz Cota, directora del Colegio Queretano de Oratoria, presea Mujer de Corazón 2017 y vocera del Frente Nacional para la Sororidad en el Estado de Querétaro. Sin duda es un historial que deja huella, pero que ha necesitados de su esfuerzo, convicción y empeño. 

Además, un poco de suerte nunca viene mal, por ejemplo, su inicio en la oratoria fue un tanto incidental e imprevisto, pues un conocido fue quien la invitó a un concurso de la Fundación Colosio, el primero al que se presentaría y ganaría. Ése sería el principio, el modo en cómo llegó para hacerse escuchar, pero los nuevos amigos que hizo, el apoyo y consejos que recibió le ayudaron a quedarse en ese mundo. Claro que su gusto por la declamación, que practicaba desde pequeña, así como su sentido por el reclamo social y el hablar por las causas justas, contribuyeron fuertemente en hacerla la oradora que es en la actualidad.

Por eso es fácil entender por qué uno de los temas más importantes para Mayra es la igualdad entre géneros, de hecho, ella se presenta abiertamente como feminista. Sin embargo, para Mayra Dávila, ser feminista no es sólo apegarse a una ideología, sino que es un proceso tanto personal como social, pues se trata de darse cuenta que hay situaciones que están normalizadas, pero que involucran discriminación, violencia y opresión, y se deben revertir. Es decir, es un proceso en el que hay que desaprender varias cosas que el sistema o la sociedad nos han enseñado a ver como normales, pero lastiman a las mujeres; y, junto a esto, Mayra profesa que también se ha de tejer una red entre todas las mujeres para continuar con esa búsqueda de igualdad de género, y tomar una postura política que contribuya a ello. Incluso hizo su licenciatura en ciencia política, porque cree firmemente que se debe profesionalizar el ejercicio público, ya que la política es el espacio donde se toman las decisiones que terminan por impactar en la vida de todas y todos.

Mayra Dávila, incluso, ya es parte de la historia, pues es una de las impulsoras de la Ley Olimpia en el Estado de Querétaro, esta ley está encaminada a reconocer la violencia digital y a sancionar los delitos que violen la intimidad sexual de las personas a través de medios digitales. Lamentablemente, Mayra fue víctima de este tipo de violencia, alguien que era cercano a ella creó un perfil falso de que tenía su nombre y fotos íntimas. Indignada, fue a denunciar el hecho, pero se encontró con que Fiscalía no reconocía ningún delito contra su persona, debido a que no hubo ninguna agresión física. Sin embargo, en lugar de quedarse con un sentimiento de impotencia, se mantuvo determinada en hacer algo, en especial porque no era la única que había pasado por una situación similar. En su búsqueda por justicia y reconocimiento del delito, conoció a Olimpia y un grupo de personas que deseaban ayudar a todas esas personas que habías sido violentadas. 

Fue un esfuerzo que tomó años debido a los diversos obstáculos que enfrentaron, empezando por la falta de sensibilidad por parte de los representantes del Congreso, porque no era tema primordial, además de la falta de compromiso por parte de los líderes gubernamentales en la igualdad de género. Pero no se rindieron. Para Mayra, su impulso para seguir tratando era el anhelo de tener justicia para todas las mujeres, para todas las víctimas de cyberviolencia, la confianza que le tuvieron muchas mujeres al platicar sus casos, el que pidieran su ayuda, y un sentido de compromiso, seguir con la lucha que muchas mujeres han hecho para buscar igualdad en derechos, igualdad entre hombres y mujeres. Mayra puede estar orgullosa de ser parte del cambio, pues la Ley Olimpia ya ha sido aprobada por varios estados, el primero fue Puebla (estado natal de Olimpia), Querétaro es el octavo. 

Mayra, como todas las personas, como todos los que luchan por una causa, no se pueden definir sólo con títulos o logros, porque son complejas, son multifacéticas y difíciles de encasillar. Sin embargo, se puede aprender de ellas, Mayra ha demostrado que se requiere de esfuerzo, de determinación, de creer en uno mismo y un poco de compañía que te ayude a continuar, mejorar y lograr esas metas que parecen difíciles de alcanzar. Después de todo, ¿qué camino no se hace más sencillo cuando se tiene determinación, una meta y quien te acompañe por él?