En el PAN estamos convencidos que no se deben favorecer los privilegios para los servidores públicos que existen, incluso el principal debate debe centrarse en romper con la discrecionalidad que el Presidente de la República tiene al auto-asignarse su propio salario, advirtió el diputado Marcos Aguilar Vega durante su intervención en tribuna en la Cámara de Diputados.

Durante la Sesión de Pleno, el diputado federal agregó que es necesario hacer un análisis a fondo del salario que hoy percibe el Presidente de México para lograr la certeza que buscan los ciudadanos a través de la reforma de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos.

“Estamos convencidos que no se deben de favorecer los privilegios para los servidores públicos, y en eso hay plena coincidencia con el Presidente de la República y con la mayoría que está representada por la izquierda de Morena y sus aliados en esta Cámara de Diputados”

Aguilar Vega explicó que los artículos propuestos para modificar son el 116 y el 127 de la Constitución y artículos transitorios, uno de los estos busca obligar a todos los servidores públicos a someterse a la remuneración que ha impuesto el presidente de la República y que asciende a la cantidad de 108 mil pesos.

No obstante, el verdadero debate de la discusión debería centrarse en la forma de asignación de la remuneración del Presidente de la República, porque gracias al texto de la Constitución esta remuneración se considera el techo que nadie puede rebasar.

 “No hay criterios técnicos que justifiquen el monto que determinó el presidente de la República, simplemente el presidente hizo una manifestación política pública en donde dijo: percibiré 108 mil pesos de ingreso o de remuneración”. 

El diputado federal recordó que una crítica del pueblo mexicano y de los expertos en esta materia, es la auto-asignación de los salarios y en este caso en particular, lo que se ha planteado es una auto-asignación de la remuneración del Presidente de la República por 108 mil pesos, sin que existiera un análisis a profundidad de lo que debe estudiarse o validarse para determinar la remuneración del Presidente de la República.

“La oportunidad es establecer en el texto constitucional, particularmente en el artículo 127, la creación de un organismo que fije la remuneración del Presidente de la República, tal cual lo ha ordenado ya la Suprema Corte de Justicia de la Nación con la declaratoria de inconstitucionalidad a diversos artículos de la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos”.

Explicó que el actual Presidente de la República, sin criterios técnicos, metodológicos y económicos, se auto-asignó 108 mil pesos, pero qué pasaría si el próximo Presidente de la República decide tener un emolumento superior a los 108 mil pesos. Supongamos 500 mil pesos.

“Con independencia de la crítica que recibirá de los ciudadanos, es una realidad que puede suceder, porque esta es una facultad discrecional que hoy la Constitución le está otorgando al Presidente y que se convierte sin duda alguna en el centro del debate”.

Concluyó señalando que esta reforma tiene un impacto también en los estados de la República y lo que hoy haga esta Cámara deberá replicarse al ámbito estatal para que en los 32 estados y los más de 2 mil 450 municipios se manifiesten en los mismos términos para evitar que conductas de gobernadores, alcaldes o servidores públicos, tengamos ingresos de servidores públicos que agravian al pueblo de México.

Recomendó en representación del GPPAN el establecimiento de algunos parámetros para fijar la remuneración más alta que corresponda al presidente de la República, para lo cual podrían utilizarse los siguientes indicadores tales como: el salario mínimo, el producto interno bruto per cápita, el ingreso corriente promedio de los hogares mexicanos, el ingreso promedio del sector privado, el costo de vida, entre muchos otros que hoy están en el mercado en materia económica.