ab4Redacción

En el estado, cada mujer que emprende un negocio de gastronomía genera de tres a cinco empleos y dinamiza la economía de más de 80 proveedores de pequeño, mediano y gran tamaño.

Según líderes del sector restaurantero, seis de cada 10 establecimientos de comida son generados por mujeres que buscan sostener a sus familias, por ello requieren de orientación económica y financiera para que sostengan y prosperen sus negocios.

De acuerdo a sus indicadores, el 90 por ciento es de tamaño micro, porque las mujeres son amas de casa y adecuan espacios pequeños para la venta de alimentos.

Los representantes de este sector, lamentan que este tipo de negocios tienen un lapso de vida de seis meses, porque sólo hay capacidad empírica y carecen de una sistematización.

Consideran que se deben gestionar recursos y programas para su capacitación y equipamiento; además de la creación de consultores del conocimiento para generar cadenas de valor.

Detallan que la edad de las mujeres que abren los negocios es de entre 20 y 40 años, aunque la mayoría es de 30, porque son madres de familia.