DSC_0048Mary García, alcaldesa de Huimilpan y diputada federal electa, defiende que será panista hasta la muerte, y que con perseverancia, lucha y el arte de saber negociar ha dignificado el papel de la mujer dentro de su partido y la política queretana.

Originaria de Celaya, Guanajuato, donde vivió hasta los 19 años, edad en la que tomó la decisión de radicar en Querétaro para trabajar como maestra, y fue en el municipio de Colón donde se dio la oportunidad.

«Me la pasé la mayor parte de mi juventud en Colón y ya la parte madura en Huimilpan, donde vivo desde 1993, donde di clases hasta el año 2005 y me inicié dentro de la vida sindical como maestra. Después como política dentro del Partido Acción Nacional», platicó.

Aunque desde qué tenía 16 años, presenció un mitín del PAN, porque su papá la llevó, no había nacido su interés por ser política, porque consideraba que se aglomeraba mucha gente para escuchar las promesas de esa fuerza política.

«Fue hasta que empecé a ocupar ciertos cargos de las carteras de los maestros, fue cuando me interesó la cuestión política-sindical en apoyo a los maestros. Ahí empezó mi interés por el servicio y la sensibilidad de las necesidades por apoyar a la gente necesitada», recordó.

Ser panista, dijo, es por herencia de su padre, además de que la convencieron sus principios y doctrina humanista, partido en el que su rol ha sido luchar por los espacios de género con lucha, trabajo y perseverancia.

«Como mujer en el PAN me ha tocado luchar mucho, en un primer momento por los maestros, luego por los intereses de los ciudadanos. Como mujer es demostrar que podemos hacer las cosas, competir y llegar a acuerdos. Es pesado y voltear a 10 años para atrás es observar que había machismo, porque los puestos para la toma de decisiones las ocupaban los hombres, mientras que las mujeres sólo eras ocupadas para el relleno», recordó.

Las mujeres -dijo- debemos estar convencidas de que podemos hacer las cosas, que pueden ocupar puestos importantes, y sobre todo ganarse el respeto dando resultados, aunque también garantizando el respeto entre las mismas mujeres.

«Nos ha costado trabajo. La sociedad se está dando cuenta que las mujeres pueden trabajar a la par con los hombres, es lo que hemos hecho y la política está dando ese cambio, porque ya hay más mujeres en esto. Siempre les he dicho a las mujeres que no tengamos miedo por luchar para estos espacios, tenemos que legislar para hombres y mujeres».

Respecto a su gobierno dentro de Huimilpan, Mary García expuso que actualmente realizan un balance y considera que es el municipio del estado que más recursos logró gestionar dentro de los gobiernos estatal y federal, para la realización de más obras.

«Hemos hecho una inversión de más de 220 millones de pesos de pura obra, porque hubo una ampliación de presupuesto. Nos vamos tranquilos, porque sabemos que cumplimos con la obra, aunque siempre habrá necesidades. También se ampliaron programas del DIF municipal».

Aseguró que durante su administración fueron saneadas las finanzas del municipio, debido a que lo recibió con una deuda de alrededor de 4.5 millones de pesos, lo cual tuvieron que subsanar y ahora ya se manejan con números negros.

«Nuestro presupuesto lo manejamos de manera responsable, para pagar la deuda y para que cuando salgamos no dejemos deudas ni con proveedores, con los contratistas, ni con los mismos trabajadores, porque no los vamos a dejar sin su aguinaldo ni sueldo».

Para su agenda legislativa, que deberá cumplir al asumir como próxima diputada federal, mencionó que los temas torales son la Reforma Hacendaria, aprobar presupuesto para los rubros de Seguridad, Salud y Educación, y trabajar sobre la Reforma Laboral.

Mary García consideró que después de cumplir con la diputación, en un futuro no lejano, se avizora dando continuidad a su labor dentro de la política, con espíritu de servicio, que se traduzca en beneficio de la ciudadanía.

«No hay nada escrito, pero la política me apasiona, porque estamos en un lugar privilegiado, porque podemos hacer más por la gente. A veces me pregunto si nací para la política o la política nació para mí, me siento a gusto en lo que hago, me gusta que haya problemas para resolverlos, porque ahí medimos nuestra capacidad para saber hasta dónde podemos hacer», expresó.