El presidente de México comentó que sus recorridos por carretera le permiten constatar de primera mano la situación cotidiana de los habitantes, como es el caso del precio de las gasolinas:

“Llamo a los concesionarios a no abusar, porque se les está entregando la gasolina a un precio bajo y tendremos la medición de los márgenes de utilidad diaria. Me di cuenta de unas empresas que estaban vendiendo la gasolina por encima del promedio.

“No es posible que haya un precio promedio de 18.70 -que ya implica una utilidad de un peso con 80 centavos aproximadamente por litro-, y haya quienes están vendiendo la gasolina a más de 20. Se están quedando con el doble del margen promedio. Ahí queda eso, nada más para que se sepa que estamos pendientes.”