ISN9332-1024x682En el que fue su último discurso público como parte de la Visita de Estado que realiza con la Reina Letizia a nuestro país, el Rey de España, Felipe VI, afirmó que junto al patrimonio invalorable que es el idioma, “México y España poseen también un inmenso patrimonio histórico y cultural”, y destacó que estos últimos tres días  “hemos reforzado nuestros lazos económicos y empresariales”.

Afirmó que durante su visita se le dio “un impulso extraordinario a las relaciones de México con España, pero, sobre todo, y lo que es más importante, hemos acercado mucho más a los mexicanos y a los españoles. Hemos aproximado mucho más a dos pueblos hermanos que se admiran, se respetan y se quieren”.

Dijo que “han sido tres días durante los cuales hemos ampliado nuestros horizontes comunes y nuestros compromisos de futuro para el nuevo mundo que ahora vivimos”.

Agradeció al Presidente de la República, a su esposa, la señora Angélica Rivera de Peña, “y a todos los que nos han acompañado y han hecho lo posible, el trabajo duro, esforzado para que todo salga perfectamente, ese afecto tan extraordinario que nos han mostrado, cariño profundo con el que nos han acogido durante el viaje, y la amistad sincera que nos han dispensado. Quiero que sepan que son sentimientos recíprocos”.

ISN67311-1024x663En un balance de la Visita de Estado destacó que tanto él como la Reina Letizia, “hemos vivido tres días efectivamente intensos, también provechosos y apasionantes. Tres días que nos han permitido conocernos más, y comprendernos mejor a través de la historia, la lengua, y la cultura”.

Señaló que, “por eso ahora, cuando llega el momento de regresar a España, se me hace difícil expresar con palabras la emoción que sentimos la Reina y yo al despedirnos de México. Podría decirles que nos llevamos muy adentro su cercanía, que les damos millones de gracias por su amabilidad y generosidad durante estos días, que esta visita será para la Reina y para mí inolvidable y quedará siempre en nuestra memoria”.

Expresó que “nos cuesta mucho decir adiós a México, decirles adiós a los mexicanos, y por eso sólo se me ocurre, señor Presidente, pedirle un último favor: que nos permita a la Reina y a mí dejarles un pedacito de nuestro corazón aquí, en tierra mexicana”.