El presidente Andrés Manuel López Obrador y el subsecretario de Derechos Humanos, Migración y Población de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, presentaron la estrategia para la búsqueda de personas desaparecidas. 

A los familiares de las víctimas, el presidente expresó pesar por su sufrimiento y al mismo tiempo, el compromiso de hacer lo posible para ayudarlos.

“Hacer todo lo que esté a nuestro alcance, todo. Estamos hablando de más de un millón de víctimas, ese fue el saldo, desde que se declaró la guerra absurda para enfrentar la violencia”, expresó.

Aseguró que “nunca más se utilizará la fuerza para resolver problemas sociales que surgieron por la desatención al pueblo”.

El jefe del Ejecutivo dijo que no faltarán recursos para la localización e identificación de personas desaparecidas, así como la prevención, investigación y sanción de estos delitos. Este año se destinarán 400 millones de pesos que serán plenamente ejercidos por la Comisión Nacional de Búsqueda. 

En colaboración con la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, desde el Sistema Nacional de Seguridad se utilizarán 7 mil 500 millones de pesos del fondo de apoyo a la seguridad pública de los estados en labores de identificación forense, búsqueda, exhumación e implementación de un sistema único de información. 

“Vamos a hacer todo lo que esté de nuestra parte, todo lo que humanamente sea posible. No van a faltar recursos y lo más importante de todo, además de la voluntad que tenemos, a cargo de este asunto tan lamentable está uno de los mejores servidores públicos que tiene la nación, Alejandro Encinas. Eso es lo que podemos dar en garantía”, subrayó. 

El subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, Alejandro Encinas, informó que esta administración recibió un saldo de 40 mil personas desaparecidas, más de mil 100 fosas clandestinas y alrededor de 26 mil cuerpos sin identificar en los servicios forenses.

Indicó que realmente se implementará el Plan de Implementación de la Ley General en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y el Sistema Nacional de Búsqueda, el cual se instalará en marzo.

“Ha habido avances, sin lugar a dudas, en la elaboración de leyes. Pero lamentablemente en su implementación no solamente no se ha cumplido con los objetivos que se han planteado en ellas, sino que se ha caído en una profunda simulación”, remarcó.

Explicó que el objetivo fundamental de implementar la ley es diseñar las políticas públicas y procedimientos en los órdenes de gobierno para la búsqueda, localización e identificación de personas desaparecidas y no localizadas, así como prevenir, investigar y sancionar a los responsables de estos delitos.

“La verdadera reparación del daño en estos casos es la aplicación de la justicia y el castigo a los responsables”, aseveró.

En estas labores, dijo, el gobierno federal requiere de la participación de los gobiernos estatales y sus fiscalías, así como de la participación de las familias de las víctimas.

Adelantó que el Sistema Nacional de Búsqueda podría quedar instalado en marzo y el próximo viernes podría definirse al responsable de la Comisión Nacional de Búsqueda, cuya tarea fundamental será el establecimiento de un programa nacional consensado con las víctimas sobre el Programa Nacional de Exhumaciones e Identificación Forense y las acciones de búsqueda, verdad y justicia.

“Vamos a proceder atendiendo no solamente las recomendaciones o denuncias que existan en el ámbito nacional, sino también todas aquellas sentencias que se deriven en materia de derechos humanos contra autoridades mexicanas, ya sean las emitidas por el Sistema Interamericano de Derechos Humanos, como los de la Corte Interamericana; ya sea de la Corte Penal Internacional, porque nadie que haya vulnerado la vida, la tranquilidad de una familia, debe quedar impune. Sea quien sea el responsable va a ser castigado por la comisión de estos delito”, remarcó.