133 mujeres se capacitaron en enfermería geriátrica, computación, cocina y confección de prendas.

1_MG_8968

La Directora General del Sistema Estatal DIF, María Eugenia Bueno Zúñiga, encabezó la entrega de diplomas para las mujeres que participaron en los Cursos de Capacitación que fueron impartidos por el Instituto de Capacitación para el Trabajo del Estado de Querétaro (ICATEQ), en beneficio de las usuarias de la Casa de la Mujer.

En su mensaje, María Eugenia Bueno felicitó a las 133 mujeres que acudieron a los talleres de enfermería geriátrica, computación, cocina mediterránea, cocina oriental y confección de prendas.

“Gracias por confiar en nosotros y en esta casa que es un lugar donde cada una de las mujeres puede encontrar un espacio de aprendizaje, reflexión y un espacio para transformarse a sí mismas y superarse”, dijo la Directora General del SEDIF, antes de hacer un recorrido por la exposición de trabajos.

Asimismo, Bueno Zúñiga alentó a las mujeres a aprovechar estos cursos del ICATEQ, a ver la vida con una actitud positiva y luchar por alcanzar sus sueños.

“Al día de hoy se han cambiado 1,283 historias, porque cada una de las mujeres ha recibido mucho más de lo que pensaban encontrar en esta Casa de la Mujer; y espero que con estos cursos ustedes estén más fortalecidas para enfrentar cada reto en su vida”, aseguró.

Posteriormente, el Director del ICATEQ, José Francisco Alcocer Aranda, informó que el ICATEQ cuenta con una variedad de cursos que se convierten en alternativas para que las personas mejoren su economía familiar.1_MG_8901

“Gracias por darnos la oportunidad de trabajar con el DIF Estatal y colaborar con las personas para darles una alternativa de trabajo y una capacidad profesional y tener así mejores condiciones de desarrollo personal y un ingreso extra”, sostuvo Alcocer Aranda.

Asimismo, la Coordinadora de la Casa de la Mujer, Laura Ruiz Revueltas, dio la bienvenida a las autoridades y manifestó que estos talleres de capacitación del ICATEQ fueron impartidos en el ciclo 2013-2014 y durante el primer semestre del 2015.

Finalmente, la señora Nidia Esther Hernández, usuaria de la Casa de la Mujer en el curso de confección de prendas, recordó que desde niña había soñado con ser costurera, pero por las condiciones económicas, sociales y laborales no había sido posible.

“En este lugar he logrado hacer mi sueño realidad, pues desde muy joven quise estudiar corte y confección; yo siempre me las ingenié para hacerle ropa a las muñecas y hasta a mi hermana menor; nunca perdí la esperanza de que en algún momento podía estudiar y hoy aquí he aprendido hacer lo que tanto me gusta, mi reconocimiento a todos”, concluyó.