Transformar el crecimiento en desarrollo humano, a lo largo y ancho de la entidad, con obras y acciones que representen nuevas posibilidades de desarrollo, que atiendan y respondan las necesidades de los ciudadanos, es la convicción del gobernador del estado, Francisco Domínguez Servién, quien realizó la entrega de la modernización de la carretera estatal 500, El Paraíso–Chichimequillas–Puerto de Aguirre, en la delegación de Santa Rosa Jáuregui, la cual tuvo una inversión de 134.5 millones de pesos.

El mandatario estatal, detalló que esta obra de infraestructura carretera que contempla la modernización y ampliación a 4 carriles de 3.6 km de longitud, en el tramo que va de la presa de Pinto hasta Puerto de Aguirre, genera arraigo y fortalece las actividades de un mayor número de queretanos.

Recordó las molestias y los riesgos que padecieron los ciudadanos de esta parte de la ciudad con una vialidad que se encontraba severamente afectada, que no tenía capacidad suficiente para desahogar la carga vehicular que diariamente circula por esta creciente zona industrial; aunado a que los  túneles que cruzan el Libramiento San Luis estaban rebasados.

“Los cambios hoy se ven y se sienten, la modernización de la carretera estatal 500 representa mayor seguridad y accesibilidad para peatones, ciclistas, usuarios del transporte público y conductores”.

Además, dijo Domínguez Servién, se rehabilitaron 15 kilómetros de esta misma vialidad, desde La Griega a Santa María Begoña, mejorando así el tránsito de miles de personas que a diario circulan por aquí; con lo que aseguran el desplazamiento eficaz de vehículos de carga y de sus mercancías que se dirigen, tanto a las localidades aledañas, como a los parques industriales asentados en la región.

Aseguró que con estas acciones benefician a la zona norte de la capital del estado, a comunidades como Puerto de Aguirre, Pinto, Pintillo, Tierra Blanca, Montenegro, La Estacada y a más de 200 mil habitantes que se benefician de manera constante por esta vialidad.

Durante la entrega de este tramo carretero, el gobernador anunció que como parte de una segunda etapa de esta modernización, se realizará una ampliación pasando los túneles que cruzan con el Libramiento San Luis; la cual constará de 1 kilómetro de longitud y tendrá una inversión de 12 millones de pesos, trabajos que estarán liderados por el titular de la Comisión Estatal de Infraestructura, a quien ha instruido iniciar con la ejecución a la brevedad posible.

“Los invito a que sigan participando con nosotros, el trabajo en equipo, ‘hombro con hombro’, es la mejor vía para lograr obras que cambien sus vidas aquí en sus comunidades”.

Fernando González Salinas, coordinador general de la Comisión Estatal de Infraestructura (CEI), calificó esta obra como fundamental porque conecta a las principales zonas de los parques industriales de Querétaro, Colón y El Marqués.

Explicó que los trabajos consistieron en cuatro frentes de conservación, rehabilitación de la estructura de pavimento de concreto asfáltico, colocación de barrera central, la habilitación de un retorno, una ciclovía, señalamiento vertical y horizontal, con lo que se le da mayor fluidez a los 24 mil vehículos que transitan por la zona.

Agregó que 120 personas trabajaron en conjunto para hacer realidad la modernización de esta vialidad, más de 90 equipos de maquinaria pesada y camiones de volteo.

En representación de los habitantes de la comunidad de Puerto de Aguirre, María Dolores Hernández Vargas, agradeció los trabajos de modernización de la carretera que impactarán favorablemente en el desarrollo de los habitantes disminuyendo sus tiempos de traslado.

El presidente municipal de Querétaro, Enrique Correa, precisó que la apertura de este tramo carretero es una conexión importante para el desarrollo del Estado y reconoció que son obras que ejecuta el Gobierno del Estado con el objetivo de brindar mejor calidad de vida a los habitantes.

Los trabajos que se llevaron a cabo en la carretera estatal 500, El Paraíso–Chichimequillas–Puerto de Aguirre, estuvieron  a cargo de la Comisión Estatal de Infraestructura (CEI) y contaron con un tiempo de ejecución de cinco meses.