en punto bajio azul
Cuando se analiza la estructura económica de cualquier país encontramos la coexistencia de empresas de diversas envergaduras. Asimismo, cuando analizamos sectores determinados en los diferentes países, encontramos el mismo fenómeno, es decir que de ello podemos inferir que la dimensión de una empresa no está relacionada con un determinado sector de actividad, no existe una actividad donde inevitablemente las empresas deben de tener una dimensión dada para funcionar, tampoco existen países o economías dados que exijan un determinado nivel de actividad para que conforme una empresa.

Explorando en la estructura económica de distintos países, podemos encontrar sectores más dinámicos que otros, actividades que cuentan con ventajas comparativas frente a otros países. Pero en todos encontraremos empresas pequeñas, medianas y grandes.

En la actual economía mundial se observan claras tendencias hacia la internacionalización de los negocios y de los mercados. La liberación del comercio, el intercambio entre grandes bloques económicos regionales.

Dentro de este proceso entendemos que las Pymes deben cumplir un papel destacado. Debido a la nueva concepción de la competencia, cobra especial relevancia el criterio de “especialización flexible” que contempla la capacidad de las empresas para responder en la forma adecuada a los cambios en el mercado internacional, adaptándose a los tipos de bienes producidos, cantidad y calidad de mano de obra, insumos, etc. Hasta el mismo proceso productivo debe replantearse.

Los Pymes en este contexto encuentran su razón de ser, ya que constituyen las organizaciones más capaces de adaptarse a los cambios tecnológicos y de generar empleo, con lo que representan un importante factor de política de distribución de ingresos a la clase media y baja, con lo cual fomentan el desarrollo económico de toda una Nación.

Querétaro forma parte de esa población que busca un crédito para mejorar su negocio y acuden con frecuencia a Sistema Financiero No Bancario para solicitar un crédito Pymes, la sorpresa es que la tasa es verdaderamente alta. 26% por ciento anual es la que rige en la mayoría de ellas. Aunado al costo de apertura (2%), gastos notariales, costo de hipoteca y costo del avalúo.

Japón y Francia representan el mejor ejemplo de crecimiento económico. México todavía tiene que saltar algunos obstáculos. Sobre todo la “usura”.